Hemos estado hablando mucho de conceptos, definiciones y percepciones pero es tiempo de explorar el mundo real, me gustaría comenzar una serie futura de casos de éxito en emprendimientos sociales con una práctica extranjera de la cual estoy segura es un ejemplo en países en vías de desarrollo: Casas de 700 dólares en India.

El conglomerado indio Tata Group ha hecho un enfoque hacia el sector de la pobreza en India, y es que de acuerdo a los últimos datos brindados por el gobierno, el 27.5 por ciento de la población, más de 236 millones de personas, viven en pobreza.

Con la visión que le caracteriza a este conglomerado, ha encontrado un mercado rentable en la pobreza, lo cual parece lógico en un asunto de oferta y demanda donde los pobres en cada nación tienen muchas necesidades que cubrir; brindar solución a ello es innovar en productos al alcance de este sector.

El espectro de posibilidades es tan amplio que hoy en día, y gracias a este producto, es posible elegir entre comprar iPad o una casa, al menos en India.

El kit incluye un techo, ventana, puerta, ventana y pisos. Hay opciones que incluyen un porche y paneles solares. El modelo básico es de 20 metros cuadrados y puede armarse en una semana, de acuerdo con datos emitidos por el centro de investigación global de Tata Steel Group.

Este proyecto está en una etapa piloto donde se promoverá para generar interés y explorar el mercado que con 236 millones se vislumbra prometedor, ¿no lo creen?

Según las estadísticas del Banco Mundial publicadas en abril de 2011 acerca del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de 1981 a 2005 el número de personas en la pobreza aumentó de 2,500 a 2,600 millones. La proyección para 2015 es de 2,036 millones. Mientras que en Latinoamérica en 2010 un total de 189 millones de latinoamericanos vive en la pobreza, un 34% de la población total de unos 550 millones, según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Cifras y números que nos dicen solo una cosa: la pobreza es un sector que necesita de emprendimientos sustentables y ello no deja de hacerlo rentable.

No se lucra con la necesidad, simplemente se equilibra la balanza ofreciendo productos al alcance del mercado meta.

Seguramente esta información te ha dejado pensando, o al menos eso pretendo, pues creo que es importante rescatar el valor de innovar en pro de nuestra sociedad, dejar de suponer que la pobreza no es erradicable, solo se trata de una condición humana que como humanos tenemos la posibilidad de solucionar un paso a la vez, con ideas brillantes pero sobre todo con acciones firmes y concretas.

Press Start! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *