(Foto:blogspot.com)
(Foto:blogspot.com)

Sin el afán de encasillar a ninguno de nuestros emprendedores, pero si con la intención de crear lazos más estrechos entre el emprendedor y su quehacer diario, me he dado a la tarea de investigar acerca de un tipo de emprendedor muy particular y que está en peligro de extinción en nuestros días: el  Emprendedor Industrial.

Ser emprendedor no solo significa atreverse a comercializar un producto o producir en escalas menores tu novedosa idea. Una fábrica encargada de transformar la materia prima para la venta de un producto terminado genera puestos de trabajo y produce bienes para satisfacer las necesidades sociales, lo que también puede ser una motivación para iniciar un proyecto.

La empresa industrial es tan amplia como las necesidades de la región donde se sitúa pero el emprendedor de estos proyectos debe de prestar atención especial en el uso y manejo de las materias primas a su alcance, el dinero, la mano de obra y los conocimientos técnicos al respecto.

Parece un reto de escala mayor en nuestros tiempos donde las cadenas productivas se manejan con Outsourcing, los estándares de calidad son más exigentes y el cuidado al medio ambiente es un factor crítico en la aceptación de tu producto, es por ello que se encuentran en peligro de extinción y se requiere un auge en el sector con emprendedores que piensen de manera integral. Es por ello que para considerar un modelo industrial como proyecto te doy las siguientes recomendaciones que, como emprendedor decidido, espero te ayuden a presionar Start:

Conoce el mercado: antes de conocer las características específicas de tu producto mira a tu alrededor y observa lo que tienes a la mano; si sabes que tu producto requerirá de caucho, es probable que comiences por determinar zonas donde obtienes dicha materia prima, con lo que seguramente te toparas con la competencia y habrá que analizarla también.

Perseverar: Poner en marcha un proyecto de este tipo requiere de paciencia y de manejar de manera muy estratégica el dinero que usas como inversión, el balance entre costo-beneficio debe ser tu lema y la calidad tu aliada para que tus soportes financieros se vuelva sólidos y se mantengan a tu lado pese a la adversidad.

Ser ambicioso: La producción pequeña puede que te siente bien, pero vender en grandes volúmenes brindará desarrollo a tu infraestructura y a la comercialización de tu producto, no temas crecer, expandirte, arriesgar!

Un buen equipo: proyectos con muchos detalles a ser cuidados requieren un equipo de personas que te ayuden a cubrir aquello que no conoces en materia legal, fiscal, de administración y hasta aduanal. No lo sabrás todo pero con las personas correctas y la asesoría de tu lado podrás superar los obstáculos del camino.

@monnik7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *