Se le llama a la generación de emprendedores menores de 25 años en Latinoamérica que buscan responder a los cambios culturales y transformar la situación económica actual.

Lejos de la percepción común de que los emprendedores son solo jóvenes de entre 25 y 35 años Daniel Nájar  trae una innovadora propuesta para una nueva generación  de emprendedores, es decir, la generación Y.

Nájar, en su libro titulado “Emprendedores Emergentes”,  apuesta por la capacidad de innovación de esta generación, señalando la necesidad de crear modelos de entrenamiento eficientes que permitan aprovechar el potencial que poseen estos jóvenes; ofrece también una imagen del carácter psicológico y sociológico de los emprendedores en Latinoamérica.

Este tipo de emprendedor tiene la ventaja de adaptarse al cambio de  manera más ágil y rápida, disfruta del trabajo en equipo y de la retroalimentación, rodeándose siempre de otras personas que tengan el mismo entusiasmo por generar ideas.

Estas características también son marcadas por la era tecnológica en la que se sitúan, pues si bien, la interacción como usuarios y creadores resulta una mezcla que se puede manejar en las redes sociales dependiendo del rol en se ubique para hacerse llegar de información. La tecnología no solo les ha facilitado la manera en que interactúan con su mercado, sino al mismo tiempo la manera en la que crean relaciones de trabajo, pudiendo manejar equipos eficientes en diferentes países. Otra marcada diferencia de los emprendedores de esta generación y otras, es que ya no acostumbran a realizar una consultoría y sondeo para conocer el impacto de su idea, sino que siguen sus instintos y su experiencia como consumidores.

Esta veloz adaptabilidad, los conocimientos innatos de la era tecnológica y la capacidad de digerir los cambios de su sociedad han hecho que los jóvenes menores de 25 años en Latinoamérica sean percibidos como fuertes actores en la transformación económica de esta región.

La región en si misma representa un reto en el desarrollo económico de su sociedad y decidir actuar al respecto con las herramientas disponibles es parte del concepto de que estos jóvenes apuestan por la creación de pequeñas y medianas empresas (PYMEs), sector económico que en Latinoamérica se ha consolidado de manera contundente en los últimos años y se vislumbra como el centro de la sustentabilidad de económica de la región en un corto plazo.

La apuesta en los jóvenes no es la novedad, pero si el hecho de que se le quiera dar un especial enfoque a los rasgos cualitativos que direccionarán a los emprendedores hacia proyectos más sólidos sin importar la edad.

1 comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *