Los estados financieros pueden definirse como los documentos que presentan la información financiera en una entidad. Su principal objetivo es la de proveer información útil y de forma oportuna para la toma de decisiones. La información derivada de estos reportes no solamente es exclusiva para los propietarios de la empresa, ya que también pueden ser utilizados para solicitar un préstamo bancario, invitar a nuevos accionistas para que inviertan su capital, los empleados conozcan el desempeño que ha tenido la empresa, entre otros.

Actualmente, se pueden considerar como base cuatro tipos de estados financieros para la presentación de la información financiera. Cada uno tiene características particulares y refleja la información de acuerdo a las necesidades de la empresa. A continuación se mencionarán los estados financieros a los que se hace referencia con una breve descripción, ya que en publicaciones futuras, se analizarán las características particulares de cada uno.

Estado de Posición Financiera
También conocido como Balance General, este documento muestra de una forma general, los derechos de la empresa (activos) y las deudas que tiene tanto de forma externa (pasivos) como interna (capital contable).

Estado de Resultados
Refleja los ingresos que ha tenido la entidad en un tiempo determinado, así como también los costos y gastos relacionados. A partir de este reporte, se puede conocer el desempeño de la empresa y si ha generado ganancias o pérdidas.

Estado de Cambios en la Posición Financiera
También conocido como Flujo de Efectivo, indica información acerca de los cambios en los recursos y las fuentes de financiamiento en un periodo. Puede ser empleado tanto para planeación como análisis de datos históricos.

Estado de Variaciones en el Capital Contable
Para el caso específico de entidades lucrativas, muestra los cambios en la inversión de los accionistas o durante un tiempo determinado.

 

Es importante señalar que los estados financieros por sí solos no van a cambiar la situación de la empresa. Por lo que a continuación se explica un pequeño flujo de las consideraciones que debe tener la información para cualquier tipo de reporte y las implicaciones que pueden llegar a tener.

 

Preparación
La primera premisa es que la información del día a día se encuentre depurada y sea real. Si a partir de este punto la información con la que se cuenta es incorrecta o está viciada con otros conceptos que no deben considerarse para análisis, las decisiones que se lleguen a tomar seguramente tendrán consecuencias negativas en el futuro.

Elaboración
Una vez que se cuenta con información veraz y confiable, se deben elaborar los reportes en tiempo y forma. Por ejemplo, en el mercado existe un oferta para adquirir computadoras a un excelente precio, pero la oferta es válida únicamente pagando en efectivo. Se le solicita al área de Finanzas que elabore un flujo de efectivo para determinar si cuentan con la liquidez suficiente para comprar las computadoras y no descapitalizarse. Sin embargo, si no elaboran los reportes en la fecha requerida, no se tendrán bases para tomar decisiones y se desaprovecharán las oportunidades que se vayan presentando.

Interpretación
En este punto, realmente es donde se obtiene el detalle fino para la toma de decisiones. Con base en los números y cifras presentadas, se pueden obtener tantas conclusiones como uno desee para elaborar estrategias, aplicar planes de contingencia, preveer alguna dificultad en el futuro, entre otros. Por ejemplo, si se obtuvieron 20 millones de pesos de ingresos en el mes de noviembre, y solamente se cuenta con esta información, ¿es bueno o malo? ¿es mucho o poco?. Sin embargo, si consideramos que en octubre se tuvieron ingresos por 15 millones, podemos concluir que hubo un incremento del 33% en las ventas, consecuencia de una campaña de marketing que se preparó.

Los estados financieros son herramientas sumamente útiles, ya sea para conocer la situación en la que se encuentra la entidad, medir el desempeño o tomar decisiones con el objetivo de mejorar la situación de la empresa. Sin embargo hay que recordar, que los estados financieros deben de elaborarse con información confiable, en tiempo y hay que considerar el momento suficiente para realizar una interpretación correcta. De esta forma, el margen de error será menor y las acciones ejecutadas contarán con un respaldo más sólido para la obtención de los resultados deseados.

@aortegaher

2 comentarios


  1. Hola, gracias por la información.
    En caso de que la empresa haya empezado como algo muy pequeño y no se haya llevado una contabilidad seria sino hasta después de 12 meses de operaciones… ¿Còmo puedo plantear un estado de resultados confiable para mostrar a posibles inversionistas?

Responder a Junior Soto Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *