Al buscar empleo lo que buscamos es el beneficio que nos otorgará trabajar en tal organización, es decir el salario, las prestaciones, las posibilidades de crecimiento etc. Pero solemos pasar por alto algo muy importante: el trato humano. Actualmente existen rankings para medir la armonía empresarial tal y como “best place to work” en donde se mide la satisfacción de los miembros hacia su empresa; es decir: ¿Qué tan contentos están de trabajar ahí?

A muchas empresas se les ha olvidado que sus miembros son personas que además de cumplir la función de empleados también tienen necesidades sociales tanto dentro como fuera de la empresa; la accesibilidad que la empresa otorga para que la persona pueda cumplir todas sus responsabilidades efectivamente es lo que brinda la satisfacción al empleado.

Para ejemplificar, pensemos en todas aquellas veces en las que hemos tenido una emergencia y debemos dejar el lugar de trabajo para cubrir esa necesidad. Pensemos ahora en cuan fácil o accesible fueron nuestros superiores en darnos la posibilidad o las facilidades para asistir tal emergencia; sin embargo, si la misma persona tiene emergencias cada semana estamos frente a un abuso de confianza.

Ahora bien, de la misma manera analicemos cuán satisfechos nos sentimos con nuestro ambiente de trabajo: desde la silla en la que nos sentamos, la orientación del escritorio, la iluminación, el estado físico de las instalaciones, las oportunidades de crecimiento dentro de la empresa, los horarios de trabajo, y finalmente lo más importante: el trato humano hacia los trabajadores (esto incluye las remuneraciones económicas extras que la empresa ofrece a sus trabajadores).

Basados en estas características podemos calificar a nuestra empresa como armoniosa o conflictiva y dependiendo del nivel de armonía es como podremos decidir el permanecer o cambiar de empresa. De igual forma, podemos buscar la manera de fomentar la armonía en nuestra empresa, generalmente podemos darnos cuenta cuando falta armonía cuando la rotación de personal empieza a aumentar sin razones obvias aparentes.

¿Cómo calificarías a tu empresa?

@ceciliaeinstein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *