Muchas personas quisieran emprender con un negocio, sin embargo puede darse el caso en que no cuentan con los conocimientos técnicos necesarios o simplemente presentan otro tipo de dificultades que les impiden dirigir su propio negocio. Una alternativa para que el emprendedor no empiece necesariamente desde abajo, es la figura de las franquicias.

Las franquicias son modelos comprobados de empresas establecidas, que demostraron ser exitosas por medio de una planeación adecuada, entendimiento e identificación del mercado objetivo, canales de distribución eficientes, proveedores de calidad, entre otros. Cuando una persona decide invertir en una franquicia, el franquiciante (empresa) le proporciona al emprendedor el know-how de la operación. Esto quiere que el emprendedor no solamente va a poder hacer uso de la marca de la franquicia recién adquirida, sino que también se vuelve acreedor a todo el conocimiento de años de experiencia en el negocio para que pueda replicarlo de la misma forma, empleando desde las mismas materias, hasta los procesos internos para desarrollar el producto o prestar el servicio.

Para que el emprendedor pueda hacer uso de todo ese conocimiento, debe de retribuirle al franquiciante por medio de regalías. Por lo general resulta ser un porcentaje derivado del total de ventas que tiene de forma trimestral, semestral o anual, o un porcentaje de las utilidades netas. Otra de las ventajas que ofrece este método es que la inversión inicial para adquirir la franquicia puede ser desde $100,000, además de que el Retorno de la Inversión (ROI) en ocasiones resulta de 1 a 3 años. Al ser un modelo comprobado y replicable, la probabilidad de que la franquicia cierre en los primeros 5 años es mucho menor en comparación con las nuevas y pequeñas empresas que deben de iniciar su travesía desde cero.

Algunas cifras interesantes de la Asociación Mexicana de Franquicias son las siguientes:

  • Casi el 40% de los emprendedores que abrieron un negocio bajo la modalidad de franquicia, tuvieron que hacer una inversión promedio de entre $100,000 y 500,000.
  • El 55% de los franquiciantes cobran regalías entre el 1 al 5%.
  • El principal giro corresponde a alimentos y bebidas, seguidos por el comercio y servicios especializados.
  • Estados Unidos y España son los principales países extranjeros de donde provienen las franquicias.

Del mismo modo, si un emprendedor logra consolidar su negocio, como pudiera ser un restaurante, tintorería, centro de entretenimiento, etc., puede emplear este esquema para expandir su negocio y presencia en el mercado. Mediante un Plan de Negocios que abarque todas sus instancias como son mercado, proyecciones financieras, proceso productivo, entre otros, puede ofrecer la marca a personas interesadas, quienes llevarán la administración del negocio y solamente deberán de cumplir con el pago de sus regalías o alguna otra condición que se haya pactado en el contrato.

El modelo de las franquicias resulta atractivo para aquellas personas que quieran tener su propio negocio, pero a la vez que les proporcione una mayor certidumbre en los primeros años disminuyendo las probabilidad de fracaso; sin embargo, no son medidas infalibles. Ciertamente es una opción viable para iniciar un negocio, además de que existen miles de franquicias distintas y que abarcan diferentes giros, por lo que el emprendedor podrá dirigir y gestionar el negocio que siempre quiso.

¿Considerarías adquirir una franquicia?

@aortegaher

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *