La semana pasada estaba viendo el último debate con los cuatro candidatos, y se me vino a la mente una frase de mi persona irreverente favorita, Ari Volovich, que según yo le dio en el clavo a lo que estaba tratando de digerir: “En el mundo de los políticos, los futbolistas y los taxistas, todas las frases ya están hechas. Bien lo dijo Jeanette: Sólo quedan las ganas de llorar”.

Al igual que él, yo creo que a dos semanas de las elecciones, todo se ha dicho y todo se ha escuchado.

Mi objetivo con el título de hoy no es polemizar ni politizar, pero sí invitar a los emprendedores que nos leen, a poner en perspectiva cómo es el México que nos plantean quienes pretenden gobernar a nuestro país en el contexto internacional. Es responsabilidad de todo emprendedor conocer los diferentes escenarios que podría enfrentar nuestro país, y cómo aprovecharlos… o bien cómo proteger sus negocios.

Me gustó mucho que los 4 candidatos coincidieron en que hay que impulsar el mercado interno para poder lograr el desarrollo al exterior (quizá algunos aprendieron ya de sus errores) y claro que algunos con declaraciones más contundentes que otros, pero al final y en su discurso, todos están conscientes de que se puede hacer mucho más.

De su intervención en el debate se puede desprender que los 4 candidatos consideran que México tiene un mayor potencial de liderazgo en el mundo y Quadri lo definió muy bien “México debe retomar su vocación de potencia emergente”… sólo que nos salieron a deber en las estrategias.

Sorpresivamente,  AMLO mencionó lo vital que es para nuestro país la relación con Estados Unidos, y la importancia de una reforma migratoria y de cooperación para el desarrollo.

JVM también hizo énfasis en la relación con Estados Unidos, especialmente de lo que ella denominó como su cercanía con las comunidades de mexicanos en aquel país, así como reformas para su defensa jurídica y programas de remesas.

Hago un paréntesis aquí para mencionar que el mercado hispano en Estados Unidos es uno sumamente atractivo para las empresas mexicanas, y que creo que este comentario de la candidata (aunque para mi gusto algo endulzado), puede ir en el sentido de generar en el exportador mexicano el interés por atacar mercados hispanos que están siendo conquistados por empresas no mexicanas.

Ojo, emprendedores: tanto el mercado de la nostalgia como los nuevos grupos de mexicanos con alto poder adquisitivo en Estados Unidos todavía no han sido explotados en su totalidad. Y la demanda de comunidades hispanas en el país vecino va desde altos volúmenes de piñatas y tortillas, hasta joyería para quinceañeras… sin duda algo qué plantearse.

Volviendo a Josefina, mencionó que se compromete a que haya un comercio justo para los sectores calzado y textil, que es bien sabido que son uno de los  sectores que se han visto más afectados después de la inminente liberalización comercial con China.

Y hablando de China… Quadri hizo especial énfasis en que hay que definir qué se quiere con este país, y mencionó que habrá que hacer un acuerdo económico para transferencia de tecnología… lo cual me pareció bastante beneficioso para nuestro país. Pero después comentó que se debería de firmar un ¡TLC con China! Aquí sí me permito comentar que se apoya la idea de que los empresarios mexicanos deben arriesgarse a tener más relación comercial con China y tratar de exportar, pero desde mi humilde punto de vista, la firma de un TLC sólo afectará a un país que no cuenta con políticas industriales definidas y congruentes. De ahí que eso sí pueda ser un paso para el que México no esté preparado aún.

AMLO mencionó que China no lo es todo, y que México deberá de avocarse a generar empleo y fomentar la actividad productiva para generar riqueza y no solo pensar en China. Me encantó que comentara lo que muchos apasionados del comercio exterior creemos: no es la panacea firmar TLCS para así lograr desarrollo.

Pobremente, los candidatos se dedicaron a hablar de Estados Unidos y de China, mencionando por ahí algo aspiracional acerca de Brasil y uno que otro comentario sobre América Latina… y el que me sorprendió fue EPN. No sé si fue por qué pensó que estaría bien dedicarse a mencionar todos los continentes, o si verdaderamente hay un análisis detrás, pero hizo referencia a la necesidad de diversificación para aprovechar las regiones clave de Europa y sobre todo Asia Pacífico, países como India o Indonesia… aunque no nos comentó cómo lo haría.

También mencionó que debe replantearse tener un papel más activo en América Latina, como lo hizo AMLO… y hasta Quadri hizo énfasis en su interés de apoyar a Cuba para que las empresas mexicanas puedan exportar o hacer negocios allá. Esto sí se me hizo interesante, considerando la precaria situación económica y política que se vive en el país caribeño, pero que con un mejor aprovechamiento de relación con dicho país, sería posible que nuestro país exportara al principal cliente cubano (el gobierno) alimentos, calzado, entre otros productos.

Ahí las tienen, queridos emprendedores, las reflexiones con escasas propuestas de nuestros candidatos a presidente.

Después de todo lo que se ha escuchado a lo largo de estos meses de (a falta de una mejor palabra) grilla encarnizada, creo que la posición del emprendedor debe ser la que caracteriza a todo buen empresario, independientemente de su ideología política: buscar siempre lo mejor para su negocio.

Y es un mensaje desiderativo el que independientemente de a quien favorezcan los resultados de la próxima contienda electoral, sabemos que las instituciones siguen ahí para que los emprendedores aprovechen todo el financiamiento y capacitación que el gobierno pueda ofrecerles para su desarrollo comercial internacional… pero del resto, cada emprendedor se hace cargo. ¡Y ahí está lo bonito de ser tu propio jefe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *