Les he preguntado a algunas personas sobre lo que piensan de las importaciones, y en su mayoría, han coincidido que es una actividad que llega a afectar a la industria y economía de un país, es decir, no lo ven del todo bien. Supongo que parte de ese razonamiento es debido a que no  les ha a tocado vivir de cerca la gran afectación que ha traído para algunas industrias, la entrada de los productos chinos. Pero que tal si les digo que importar no es del todo malo, que también se vale importar.

Partamos pues del concepto de importación. Importar es la compra de bienes, productos y/o servicios que provienen de otro país o región. Esto nos permite adquirir productos que en nuestro país no se producen, hay escases, la calidad no es muy buena o el costo de producción nacional es muy alto. Y justo en esto recae la decisión de importar.

Y como todo, tiene sus pros y contras. Las ventajas serían:

  • Las importaciones dan más oportunidades de elección. Al haber más productos y servicios con características más variadas para elegir. Esto provoca competencia, lo que obligaría a los productores nacionales a mejorar su calidad y ser competitivos.
  • La importación puede ser de productos para ser usados como materiales, componentes y/o equipos para mejorar procesos en la producción nacional y tener productos de exportación de calidad y competitivos.
  • El uso de la tecnología para la industria nacional. Permite el crecimiento en infraestructura, activos a la industria lo que permite una diversidad de productos y servicios en el mercado y por ende un impacto positivo en la economía del país.
  • Al importar, el comercio permite también a otros comprar nuestras exportaciones.

Ahora bien, como mencione anteriormente, todo tiene sus pros y contras, y yo lo llamaría como las áreas de oportunidad de la importación, y éstas están dadas por el gobierno. Y no son más que las medidas de regulación y control. La importación posee una amplia regulación jurídica que pueda garantizar la competencia leal en relación con los productos nacionales.

Hoy en día en México contamos con programas que incentivan la actividad importadora y exportadora de las industrias, se devuelven impuestos por ejemplo, ¿lo sabían? Hay que informarse!

La importación requiere también de tiempo, preparación, dedicación y aprendizaje. La importación no es mala, ¿a cuántas cosas tenemos actualmente acceso gracias a la importación? frutas y verduras fuera de estación, prendas de vestir y otros productos que solían considerarse exóticos, flores cortadas frescas de cualquier parte del mundo y todo tipo de artículos para el hogar, libros, música, películas, etc.

Como verán, también se vale importar!

 

@KaroNL

1 comentario

  1. Si se vale importar, para mi lo ideal sería que se pudieran importar piezas pre-fabricadas y aquí en México crear las ensambladoras para a su vez crear fuentes de empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *