El dinero siempre ha sido un tema delicado el cual para varios es complicado su manejo. Sin embargo el tener una salud financiera, es importante cuando se trata de tu propio negocio. Es mejor tener un buen flujo de efectivo para cumplir con los compromisos diarios y que puedas apalancar el crecimiento de tu negocio. Para mantener una buena salud financiera, toma consejo de estos puntos:

Planifica el gasto. Para conocer cuánto y cuándo necesitarás dinero; cuánto y cómo vas a generar efectivo. Te recomiendo que comiences registrando el efectivo que tienes al día de hoy. Suma los ingresos y resta los egresos, el resultado será el efectivo que te quedará a final de mes. Esta es la manera más sencilla de determinar cuánto tendrás para poder anticipar futuras necesidades.

Toma el control. Si no quieres llevarte sorpresas de qué pasó con tu dinero, en qué se gastó o si se hizo mal uso de él, lleva un control de gastos, ventas, inventarios y producción. Es recomendable tener actualizados tus manuales de operación; más que nada para que permanezca la capacidad intelectual de tu negocio. Mantén un ojo en tu personal, incentiva valores para evitar errores y malas actitudes de los mismos.

Logra el balance. Debe haber un equilibrio entre tus ingresos y egresos. Disciplínate y lleva un registro, no te desesperes si no lo logras desde un principio; es normal que tardes hasta 18 meses en lograr el equilibrio.

Invierte con sentido. Si lo vas a hacer, tiene que ser de manera inteligente porque tienes un plan de crecimiento para tu negocio. No desperdicies en algo que no necesitas aún. salud-financiera-427vm03311

Busca financiamiento. Aquí también debe ser de manera inteligente porque si no es con base en un crecimiento, después va a ser más difícil pagarlo. No adquieras una deuda hasta tener un punto de equilibrio, mejor recurre a préstamos pequeños o ahorros personales.

Toma distancia de la caja chica. No mezcles tus gastos personales con los de la empresa. Ni poner de tu bolsa para solucionar problemas de la empresa. Es mejor tener una cuenta personal al margen de la de tu negocio.

Planifica lo triple. ¡Todo se tiene que planear! Muchos no le dan importancia a la planificación operativa y financiera. Es indispensable arrancar con un plan de negocios para identificar cuánto dinero necesitarás para echar a andar el negocio; cuáles serán tus entradas y salidas; sobre todo el capital para operar por lo menos los primeros 6 meses.

Recuerda, es mejor tener cuentas claras y ordenadas desde un inicio para que logres una mayor estabilidad. ¡No te dejes llevar por el dinero sin fundamentos razonables!

Entrepreneur, año 19, Edición Especial Septiembre 2011. 

4 comentarios



Responder a Leonor Ladrón de Guevara Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *