A veces el tener la iniciativa para empezar a emprender un negocio, no es suficiente. Puedes tener las ganas, el equipo, incluso la infraestructura, pero siempre debes tener una base; es decir que tu empresa tenga una estructura legal para empezar el correcto funcionamiento de la misma.

Como emprendedor quieres tomar el camino fácil y hacerlo como Dios te da a entender, o con los pocos conocimientos base que tienes. Sin embargo no es lo recomendable, por lo que es mejor invertir en un buen asesoramiento legal y contable para tu negocio. Por supuesto que tienes que evaluar varias opciones para que el que hayas seleccionado te dé confianza y seguridad de que todo se desarrollará de la forma adecuada.

¿Por qué necesitas asesoría? Simplemente para definir desde un principio cómo es que gestionarás tu negocio, dónde estará situada y cuántos empleados necesitarás. También porque seguramente necesitarás un software de contabilidad u otros sistemas porque es muy importante tener todas tus actividades comerciales respaldadas. Más que nada para generar estados financieros y que puedas presentar tus declaraciones de impuestos.

Realizando una buena investigación, ya hay despachos que además cuentan con un área de asesoramiento Start Up de Empresas. Ya que buscan asesorar desde que pones en marcha la idea o cuando hay una oportunidad de negocio. Estos te van a proporcionar los recursos y herramientas que te facilitarán analizar los factores y con esto reducir los riesgos que se pudieran presentar.

Una asesoría puede ser costosa, pero si investigas bien, puedes encontrar muy buenos precios desde $10,500.00 Lo que puede incluir todos los requisitos legales necesarios y que sea más fácil iniciar el proyecto. Si no estás muy convencido, hay quienes antes de tomar la decisión, te ofrecen una sesión de asesoría jurídica para conocer tus intereses y necesidades. De ahí parten para proponerte un plan de acción de emprendimiento.

asesoria legal

Dependiendo de las metas que quieras alcanzar, será el tipo de empresa que quieras crear (sociedad, civil o mercantil), o la actuación bajo el régimen de persona física con actividades empresariales. Este proyecto que se elabora incluye el ayudarte a definir acerca de tu negocio: la denominación o razón social, objeto, capital social, socios o accionistas, órgano de administración, órgano de vigilancia, Apoderados, etc.

También te asesoran para constituirte como persona moral ante notario y para cuando tienes que obtener tú Registro Federal de Contribuyentes por el “Sistema de Inscripción al Registro Federal de Contribuyentes a través de fedatario público por medios remotos”, para que puedas obtener agilidad en tus operaciones.

Lo más importante, también la asesoría incluye el elaborar los 3 contratos básicos. El de Prestación de Servicios o de Compraventa que es el que vas a celebrar con tus clientes, así por lo menos ya tendrás uno como base para adaptarlos a las condiciones de tus clientes. El contrato de Suministro para los proveedores y mantener una relación sana. Y el Contrato laboral para tus trabajadores, para cumplir con las normas y contar con un régimen adecuado para los mismos.

Como verás, esto es un elemento vital para empezar tu negocio. Hay quienes no lo hacen e incurren en los negocios informales los cuales se vuelven asuntos muy complicados al corto y largo plazo. Recuerda que hoy en día, el cliente no se deja engañar fácilmente. Ahora se dedica a investigar la empresa y el producto que se le ofrece para comprobar que está constituida y que no está involucrada en asuntos ilegales. Es mejor hacer los trámites y las cosas bien desde un inicio para dar una buena imagen de tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *