Buen líder

¿Cómo puede un buen líder haber tenido un pasado lleno de timidez? Para ser sincero, yo nunca fui uno de esos niños en la escuela que tenían facilidad al hablar frente a la clase, los profesores, los padres o a cualquier otra persona en general. Sin contar cuando estaba con mis amigos más cercanos,  yo podía estar callado por horas, temeroso de la atención más que de las palabras.

Cuando llegué a la prepa las cosas no cambiaron mucho. Aunque tenía un grupo de amigos algo grande todavía me sentía incómodo hablándole a la gente por otra razón que no fuera por amistad o algo similar.

Durante este tiempo me preguntaba sobre el futuro; más bien, me preocupaba por él. Preocupado por que mi timidez pudiera afectar mi llegada a la universidad y pensando en que la vida estudiantil era similar a la de la preparatoria, sabía que todo se iba a poner peor para alguien tan callado como yo. Solía preguntarme ¿por qué era tan tímido? ¿Por qué el recibir aunque fuera una pequeña cantidad de atención me provocaba nerviosismo?

Llegando a la universidad, mi timidez se vio afectada debido a que empecé a sufrir de un trastorno de ansiedad – que ocasionalmente todavía sufro – , pero mientras pasaban los años me di cuenta que mi timidez y ansiedad eran productos de mi ambiente. Al menos ya no tenía la etiqueta de ser “el chico tímido”. Pero a pesar de que lo era y no tenía que sucumbir bajo eso.

Pronto me di cuenta que mi timidez de niño me hizo una mejor persona: un adulto más capaz.

He pasado años – toda mi vida para ser exacto – estudiando y aprendiendo, en vez de actuar y pretender. Mientras los otros se mantenían ocupados compitiendo por el centro de atención, yo estaba detrás estudiando el arte de la agresión y aprendiendo lo que realmente se necesita para obtener el respeto de las personas. He tenido toda una vida de introspección y observación.

Ser un buen líder significa entender qué quiere la gente. Significa hacer que la gente esté de tu lado y la manera ideal de tratarlos. Ahora veo como la gente a mi alrededor se enfrenta para ganarse un lugar en los círculos influyentes, tratando de entender cómo la gente trabaja, aprendiendo cómo volverse compasivos  y comprensivos.  Mientras que yo conozco el otro lado, donde la gente está en las esquinas, aquellas que no necesitan hablar para que su mensaje llegue o toque la vida de otros.

Ahora me encuentro liderando a un pequeño grupo de personas que confía en mí y tratando de sacar mi principal negocio adelante. Es increíble pensar que una persona tan tímida como yo haya llegado al punto donde ahora me encuentro.

Algunos de los mejores líderes de nuestro tiempo, y aquellos que han vivido a través de la historia, nunca fueron definidos como engreídos o santurrones. Al contrario, fueron aclamados por su compasión y sinceridad; con los pies en la tierra y honestos. Los mejores líderes son aquellos que saben conectarse con su humanidad.

Yo soy de la opinión que ser tímido durante toda tu infancia ayuda a aplacar tu ego, al menos por un tiempo, ya que una de las principales razones por lo que la gente es tímida es porque no tienen la suficiente confianza en sí mismos. Esa falta de confianza, si eventualmente se logra superar, no se convertirá en una arrogancia fanfarrona que otras personas con exceso de confianza desarrollan desde niños.

Los chicos tímidos son aquellos que escuchan en vez de hablar. Son los que observan en vez de presumir. Son introspectivos e inquisitivos, y han sido criados para hacer las cosas con lo que sea que tengan a la mano. Son los guerreros silenciosos que pasan su adolescencia esperando a compartir lo que han aprendido.

Así que la siguiente vez que estés por rechazar a alguien por ser tímido, por no hablar, recuerda esto: Estas personas no son estúpidas por resistirse a ser el centro de atención. Estas personas no están vacías de pensamientos solo por el hecho de que prefieran reservarse sus opiniones. Piensa en la moderación que deben de tener estas personas para resistir la urgencia de usar sus palabras, la fuerza para mantener sus pensamientos para sí mismo.

Estas son cualidades de un líder: una persona que sabe cuándo mantenerse callado y cuando expresarse. Estas personas saben cómo escuchar y como transmitir sus opiniones en otras facetas además de la palabra oral. Ellos usan otros medios para que su opinión viaje.

Los tímidos se estudian a sí mismos y a la sociedad, obteniendo sabiduría en silencio. Son compasivos, suaves, gente emotiva sin la incesante necesidad de compartir sus opiniones. Y viendo el impacto que la comunicación en medios digitales y la facilidad para que una persona exprese su opinión, el moderarse es una cualidad extraordinaria en nuestra época, así como uno de los pilares de cualquier gran líder.

Imagen de Bplanet’s  en shutterstock

4 comentarios

  1. No estoy de acuerdo con todo lo expresado. No toda la gente extrovertida es un mal líder (algo que, entre líneas, se lee del texto) ni toda la gente introvertida tiene la capacidad de ser un líder.

    Además, se debe hacer una separación entre ser tímido, introvertido o reservado, ya que son cualidades de personalidad muy distintas.

    Sí hay excepciones en todos los campos y áreas de los negocios y la vida, pero creo que esto debe ser compartido más como una opinión o experiencia personal que como un hecho.

    1. Claro no es un total hecho, el haber compartido un poco mi experiencia y un poco de cómo ha sido mi vida siendo una persona tímida lo hace una experiencia personal; pero mi vida lo he usado como argumento para aclarar que no solo por ser tímido uno no pueda superarse y crecer para ser un líder. Cada vida es diferente, eso es evidente, pero no por eso no se puede hacer.

      Y yo creo que cualquier persona puede ser un lider, sin importar que sea introvertida o extrovertida, solo que debe de vencer obstáculos y no rendirse y muchas cosas más que la mayoría de la gente no está dispuesta a hacer. Pero no quiere decir que solo unas cuantas personas “especiales” o con ciertos dones tienen la capacidad de ser líderes. Todos pueden serlo si realmente lo desean y se esfuerzan.

      Te agradezco por tomarte el tiempo en leer el artículo y expresar tu opinión. Saludos,

  2. Mi experiencia personal también tiene puntos en común con la tuya, de pequeño era bastante tímido e introvertido, y ello me ayudó a crecer siempre con los pies en la tierra y a saber escuchar a los demás(cualidad que pocas personas poseen). Luego al llegar a bachillerato empecé a cambiar mi forma de relacionarme con los demás y al llegar a la universidad terminó “mi transformación”, ahora soy una persona totalmente extrovertida pero con las virtudes de una persona tímida. Pienso que para ser un buen líder son necesarios ambos aspectos, saber lo que quieren tus compañeros al mismo tiempo que tener la fuerza necesaria para poder expresar lo que piensas.
    Un placer haber leído tu artículo 😉

    1. Gracias por compartir un poco de tu experiencia, me da mucho gusto que te haya gustado el artículo. Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *