Protege tu marca

¿Sabías que cualquiera podría venir a tomar ese nombre que tanto tiempo te costó definir? Tengamos en cuenta que por este tipo de errores, México como país ha tenido que ceder ciertos derechos, por no haber registrado en tiempo y forma los artículos de mayor importancia para el país; sin importar que el origen sea nuestro, el registro es un requisito que no se puede dejar de lado.

Si te preguntas cómo es eso posible, la respuesta es muy sencilla, en México existe el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), donde invariablemente todas las marcas deberán registrarse para su uso comercial; este registro tiene una vigencia de 10 años con la posibilidad de renovación al fin de este tiempo.

Crédito: iniciativamexico.org

Una vez aclarado el valor que tiene la marca, procedamos a desarrollarla, pensemos en algo que queramos destacar de nuestro negocio, esos colores que más se adecuan al giro que llevamos o a los productos principales del negocio. 

Ahora, si ya contamos con ella, debemos identificar qué tipo de marca tenemos y qué queremos registrar. Existen 4 diferentes tipos de marca que el IMPI reconoce, las cuales son:

  • Nominativas. Son las que permiten identificar un producto mediante una palabra o un conjunto de palabras, deben distinguirse fonéticamente. Los nombres propios de las personas físicas pueden registrarse como marca, sí y sólo sí no se confundan con una marca registrada o un nombre comercial publicado.

  • Innominadas. Son figuras que cumplen con la función de una marca, puede reconocerse visualmente pero no fonéticamente, consiste en ser símbolos, diseños, logotipos o cualquier elemento figurativo que sea distintivo.

  • Mixtas. Son marcas que combinan palabras con elementos figurativos que muestran a la marca como un elemento o como un conjunto distintivo.

  • Tridimensional. Son las marcas que protegen los envoltorios, empaques, envases, la forma o la presentación de los productos en sí mismos, si éstos resultan distintivos de otros de su misma especie o clase.

Una vez definido el tipo de marca que tenemos y queremos, nos conduciremos a registrarla, mencionaremos 4 pasos para su registro.

  1. Sistema de Consulta Externa de Marcas. Utilizar este servicio es de suma importancia, ya que es un servicio que el IMPI tiene a disposición de usted, el cual le permite consultar información de marcas, nombres y avisos comerciales, registrados y/o en trámite. Este es un paso que no se debe dejar a un lado, ya que en caso de que la marca que usted tenga, incluso manejando ya por algún tiempo, esté ya registrada, tendrá que hacer una nueva elección, pues legalmente podría ser acusado por piratería.
  2. Elegir la clase. Existe una lista previa que el IMPI utiliza para determinar la clase de la marca, comenzando por diferenciar si ésta identifica un producto o un servicio, y luego buscarla  en la Clasificación Internacional de productos y servicios.
  3. Consultar las tarifas de marcas, avisos y nombres comerciales, donde se especificará el monto que corresponda al movimiento que usted desee hacer dentro del IMPI, puede ser un estudio para el registro, renovación o actualización de alguna declaración. Y llenar el formato electrónico de pago.
  4. Llenar la solicitud de registro cuidadosamente, es un formato proporcionado en la página electrónica del IMPI, donde se especifica la elección de los conceptos desarrollados en los pasos anteriores.

Con este breve proceso, podremos sin duda alguna marchar alineados con los requisitos jurídicos, y sin temor alguno a encontrarnos de pronto con un negocio similar o diferente, pero con el mismo nombre, pues tendremos así el poder legal sobre la marca de nuestro negocio.

@ccharragae

1 comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *