Hola… ¡Bienvenido al mundo de emprendedores!

Por: Sherwa Sharma, Analista de Proyectos AVM

Quiero iniciar mi propia empresa, pero… ¿Cómo? ¿Cómo debo comenzar a trabajar en mi proyecto? ¿Necesito capital? ¿Cuál será el camino correcto para poner en marcha mi empresa? ¿Cuál puede ser la solución a estas preguntas?

Hacerte estas preguntas es lo más normal, pues vienen a la mente de cualquier empresario que quiera iniciar un proyecto. No te preocupes por cómo financiar tu nueva
empresa, recuerda que no estás solo. Asegurar el capital inicial es el primer obstáculo que
todos los empresarios enfrentan al iniciar una empresa. Si bien el camino no será fácil, planificarlo y contar con la información correcta será de gran ayuda para conseguir capital.
Un empresario es una persona que crea y administra un negocio, tomando el riesgo financiero asociado a él. Por lo tanto, tú eres la persona que encabezará tu empresa.

Nadie conoce mejor tu empresa que tú, sabes cuáles son los puntos fuertes y débiles de tu proyecto. Sí tu idea es excelente, puedes hacer millones y miles de millones con eso.
Pero para empezar, en primer lugar, tienes que encontrar la fuente de capital para tu empresa. En este sentido, uno puede empezar por los contactos personales y luego los profesionales.

Sin embargo, desde mi punto de vista, la familia, los amigos, familiares y colegas no son la mejor opción para recaudar fondos, pues se pierde la oportunidad de conseguir capital con
conocimiento en el mercado y sugerencias por parte de los expertos.
“Hace poco leí un artículo en el que Ellen Weber la directora ejecutiva de Robin Hood Ventures, un grupo de inversión ángel con sede en Filadelfia, junto con el gerente de la firma de consultoría estratégica Antiphony, comparte algunas de sus ideas en proyectos empresariales desde la perspectiva de un ángel.

¿Cuáles son las ventajas de buscar financiamiento de un inversionista ángel, a diferencia de los grupos de capital riesgo o bancos?
Los inversionistas ángeles llenan la brecha de financiamiento entre la primera etapa (donde usted se debe autofinanciar, u obtener fondos de amigos y familiares) y la última etapa de
financiación realizada por los inversionistas de capital de riesgo y los bancos. Los inversionistas ángeles están dispuestos a financiar inversiones más pequeñas y a invertir en momentos previos. La mayoría de los fondos de capital de riesgo invierten cuando la empresa necesita de $5 a $10 millones de dólares y cuenta con los ingresos suficientes para predecir el éxito. En cambio los inversionistas Ángeles invertirán por lo menos para someter a prueba el concepto, aunque la mayoría de ellos desean ver algún ingreso. Lo que estamos viendo hoy es que los ángeles invierten en una ronda en que los términos están ligados
a conseguir financiación de capital de riesgo en un futuro”.

De esta manera el Capital de Riesgo es la mejor opción para conseguir y asegurar el capital inicial. Un empresario puede obtener dinero en cualquier etapa de su negocio. Cada empresa
y fondo tiene sus propias estrategias específicas, filosofías y atributos, pero en general, todas tienen que saber cómo funciona el modelo de negocio, la cantidad de dinero que estás solicitando y por qué razones. Según Forbes, antes de entrar en contacto con cualquier entidad de capital de riesgo, el empresario debe conocer las respuestas de las preguntas siguientes:
• ¿A quién me estoy acercando?
• ¿Qué tipo de personas son?
• ¿Cuál es la especialidad de esta empresa?
• ¿Quién ha invertido antes?
• ¿En qué etapa del ciclo se encuentra su fondo de inversión?
• ¿Están invirtiendo activamente en nuevas ofertas, o simplemente reinvierten en empresas de su actual portafolio?
• ¿Cuál es su estrategia de inversión?
• ¿Cuánto suele invertir esta empresa?
• Y lo más importante, ¿Quiero tener a este inversor como un socio a largo plazo?

Una vez que has decidido apostar por el capital de riesgo y has seleccionado el/los fondo(s) a los cuales aplicara, estás listo para llevar tu negocio al siguiente nivel con la ayuda de un inversionista de capital de riesgo, hay algunas cosas que debes considerar mientras te preparas para acercarte a tu inversionista potencial.

Una vez que hayas identificado al inversionista de capital de riesgo que te interesa, querrás empezar por hacer un primer contacto. Idealmente, se trata de una introducción hecha por un contacto de negocios o de conocimiento mutuo – alguien que tiene una relación establecida con el inversionista y cuya entrada está en el capital de este mismo. Sin embargo, si eso no es posible, puedes enviar una carta de consulta, o incluso sólo un breve e-mail presentándote a ti y a tu proyecto, pidiendo la oportunidad de conocerlos en persona.

Dale al inversionista tiempo suficiente para responder (dos semanas es suficiente) antes de seguir con una llamada telefónica. No es necesario incluir una amplia documentación en la carta o el e-mail, aunque es posible que desees adjuntar una página de resumen ejecutivo de tu plan de negocios para darles una idea de lo que está haciendo.

Al llegar a una reunión cara a cara con el potencial inversor, tienes la oportunidad de demostrar de qué se trata tu empresa. Ellos quieren saber sobre la historia de la empresa, el estado de la industria (quién es la competencia) y la rentabilidad de sus inversiones, así como conocer a la gente que hay en tu equipo y qué tipo de experiencia tienen.

Tu presentación no tiene que ser elaborada, pero si interesante, recuerda que quieres contar la historia de tu empresa y mostrar al capital de riesgo cómo su inversión va a escribir un nuevo capítulo en esa historia. Evita las exageraciones, “Esta es una oportunidad única en la vida”. Tu plan de negocios, proyecciones financieras y experiencias deben hablar por sí mismos.
Ten en cuenta que no tienes que organizar una búsqueda a nivel nacional para un capital de riesgo, es probable que puedas encontrar uno en tu comunidad y de hecho, muchos fondos tienden a concentrar sus inversiones en su propia área geográfica.
Si te preparas para acudir con un inversionista de capital de riesgo, toma en cuenta los siguientes puntos:

• Estar preparado antes de empezar a buscar capital de riesgo.
En el momento de iniciar la búsqueda de los inversionistas, el plan de negocios debe ser perfecto, tu presentación debe estar lista y ya debes saber las respuestas a las preguntas que asumes se te preguntarán. Si los componentes de tu plan de negocio están incompletos, o si todavía estás ultimando algunos detalles en sus proyecciones financieras, NO estás listo para reunirte con inversionistas potenciales. Mantente fuera de establecer contacto con un inversor, hasta que estés preparado para hacer tu presentación.

• Haz tu tarea.
Averigua lo que puedas acerca de tu inversionista antes de enviar tu carta de consulta. Conoce cómo invierte la compañía, a qué industrias favorecen, el tamaño de la inversión que suelen hacer y la etapa en la que suelen invertir en un negocio. Personaliza tu e-mail o carta para que el inversionista se dé cuenta que hiciste el esfuerzo de investigar antes de acercarte a ellos por dinero.

• Utiliza tus contactos.
Es más probable que un inversionista de capital de riesgo revise tu plan si viene recomendado por una fuente confiable. Habla con tu abogado o contador para ver a quién te puede presentar, o pide a un empresario de éxito que hayas conocido a través de tus redes profesionales una presentación. Asegúrate de que la persona que hace la presentación esté familiarizada con tu negocio y apoye a tu nueva empresa, ya que será tu primer emisario.

• Utiliza la tecnología
Use Excel, PowerPoint y otras aplicaciones para demostrar al inversionista que vale la pena invertir en ti. Haz tu presentación informativa e interesante, más no agobiante. Utiliza diapositivas para destacar los componentes clave de tu presentación y ayudar a contar la historia de tu empresa, incluyendo el papel  que hará el inversor para ayudarte a avanzar.

•No muestres descuido al hacer contacto con los inversionistas.
Puede parecer un ahorro de tiempo simplemente preparar una carta de consulta y enviarla a todos los inversionistas que encuentres, pero en realidad es una pérdida de tiempo. Muchos inversionistas de capital de riesgo se especializan en un campo o industria en particular; si te pones en contacto con los inversores sin molestarte en averiguar el campo en el que invierten, estás diciéndoles a los inversionistas que no investigaste lo suficiente. Ese definitivamente no es el mensaje que te gustaría enviar. La adquisición de capital de riesgo es demasiado personal, no un proceso a ser atacado sin ton ni son. Un e-mail copiado y pegado, con tu plan de negocio adjunto, no va servir de nada, tienes que mostrar a tus inversionistas potenciales que has tomado el tiempo para aprender algo acerca de ellos.

• No lo tomes como algo personal.
Si el primer capital de riesgo que encuentras pasa la oportunidad de invertir en tu negocio, sigue adelante. Los inversionistas de capital de riesgo buscan tipos específicos de inversiones y ganancias, ya que a menudo desarrollan metódicamente portafolios de inversión que cumplan con ciertos requisitos individuales. Recuerda “no es personal, es negocio”.

Si la idea parece factible y los inversionistas se impresionan con tu presentación, entonces puedes conseguir la oportunidad de hacer crecer tu empresa tanto como lo desees. Así que ahora, sólo me queda desearte la mejor de las suerte.

Referencias:
http://www.forbes.com/fdc/welcome_mjx.shtml
http://www.womeninbiz.sbresources.com/index.cfm

Visita: Angel Ventures México avm2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *