Tener un equipo donde todos sean líderes nos hace pensar en una eterna confrontación, pero lejos de este pensamiento  la verdad es que un equipo con diferentes tipos de liderazgo es realmente valioso en la generación de ideas y útil en el alcance de los objetivos.

La clave está en tener un equipo donde todos trabajen apoyándose sin crear desventajas competitivas entre ellos; partiendo del hecho de que en un equipo cada individuo tiene su propia forma de resolver los problemas, cada uno tendrá diferentes estilos de ejercer su liderazgo y cada estilo es aplicable en momentos y circunstancias diferentes, por ello es importante comprender la dinámica de equipos con alto rendimiento y saber sacar provecho a dichas circunstancias.

La primera gran labor es identificar los diferentes tipos de liderazgo que existen en el equipo de trabajo, para lo cual existen cuestionarios en línea o incluso actividades que se pueden aplicar en dinámicas grupales. En el siguiente link podrás encontrar un ejemplo como lo es el Grid Profile Test (Información en inglés)  por mencionar uno entre varios.

Una vez que se han identificado los diferentes tipos de liderazgo es importante enfatizar las fortalezas y debilidades de cada uno y con ello poder encontrar bajo qué situaciones es conveniente que cada uno dirija al equipo.

Esta primera parte apenas se trata de la parte teórica; en el día a día se requerirá que cada miembro tenga confianza en las habilidades de sus compañeros de equipo, con el gran reto de lograr asumir en conjunto los aciertos y errores de los demás.

Los fracasos no existen, sólo resultados positivos y negativos; y por ello es importante no temerle a cometer errores, un verdadero  líder siempre sabrá transformar un error en una nueva oportunidad y un equipo de alto rendimiento sabe que la única manera en que pueden saber qué pasará es emprender acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *