Es cierto que no existe una fórmula mágica que le permita al emprendedor lograr sus metas, sin embargo todo ser humano tiene la capacidad de adquirir conocimientos, que con la práctica se convierten en parte de nuestra vida, debido a que realizamos actos de manera constante que tiene influencia en nuestras vidas, incluso de manera inconsciente. Estos actos determinan en las personas sus éxitos y fracasos.

Como emprendedor es difícil encontrar el justo medio, el balance de esas actividades que permitan ser el vehículo para llegar a donde deseamos, pero no imposible. Sustituir aquellos malos hábitos por buenos seguramente no sólo te dará mejores resultados en tu vida diaria, sino que al mismo tiempo podrás enfocar de manera objetiva tus esfuerzos.  Mi frase favorita para ir aplicando de manera constante los hábitos es: “sólo por hoy” y sólo por hoy comienza con una programación diferente en tu mente que te permita lograr tus objetivos:

Mantener la creatividad: Con una aplicación diaria en cosas comunes verás cómo este hábito fluye por si sólo, porque los problemas se presentan a cada momento pero  para resolver uno sólo, exploras diversas alternativas tu creatividad comenzará a despertar, la complejidad de los problemas demandará su grado de creatividad y enfrentarte a ellos con maneras fuera de lo convencional te hará ir un paso adelante.

Constancia: Definitivamente este es un hábito necesario para el emprendedor, pues la lucha por conseguir metas nunca acaba, porque siempre tendrás una nueva en mente. Si realmente crees en tus ideas, es importante que mantengas la confianza frente a las adversidades. Practicarla requerirá de que constantemente te recuerdes a ti mismo el por qué de tus metas, para que esa inspiración inicial te empuje a seguir por más sin importar las barreras.

Enfoque: Vivimos en una era donde afortunadamente la información está al alcance de un click, Google es la respuesta a casi todos nuestros cuestionamientos cotidianos y como reza el viejo dicho “información es poder”, lo es pero para quien sabe cómo utilizarla. Tendrás muchos canales de comunicación abiertos, información venida de diversas fuentes pero si no sabes poner la información a trabajar para tu beneficio es probable que en el camino pierdas enfoque y comiences a realizar acciones que ayudarán pero no generarán un impacto real en tu proyecto. Para mantener enfoque en el día a día se requiere priorizar y ser selectivo respecto a aquello que con menos esfuerzo te generará un mayor impacto.

Por supuesto no son los únicos pues depende de la personalidad y las circunstancias el que adquieras ciertos hábitos o no, sin embargo que creo son 3 de los más importantes que pueden ayudarte a logras tus metas en un mundo competitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *