Siempre hemos escuchado el dicho, dime con quién andas y te diré quién eres, o acaso no recuerdan ese consejo de las madres de fijarnos bien con quien nos juntamos? Y la verdad es que generalmente casi siempre tienen la razón, ese sexto sentido de las madres, rara vez falla aunque nos cueste aceptarlo. Y bueno, a nivel empresarial se puede decir que es lo mismo, debemos de fijarnos muy bien con quien hacemos negocio, quienes serán nuestros socios, aliados.

Cuando el entorno es el apropiado para crear una alianza estratégica es esencial elegir correctamente quien será nuestro socio. Esto sin duda es un factor de éxito para el crecimiento y desarrollo de las empresas.

Primeramente hay que definir el tipo de socio, los más importantes son:

  • Productor paralelo: Es una alianza complementaria para ampliar líneas de productos y llegar a más mercado.
  • Integrador vertical: Alianza cooperativa para conectar suministro, producción. Hay un desarrollo de proveedores y permite tener seguridad de abastecimiento a la demanda.
  • Desarrollador técnico: Es una alianza útil cuando existen riesgos y costos altos en el desarrollo tecnológico.
  • Competidor: Esta alianza se crea cuando se va a competir en otros mercados, de esta manera se genera una expansión de mercado. Aquí se dan en consorcios y posibles fusiones.

Aquí en México tenemos un alto nivel de desconfianza, los empresarios son celosos y muy pocos realmente se abren para generar sinergia y cooperación con otros, en especial si se trata de competencia directa. Sin embargo esto es algo que debe quedar atrás si realmente se quiere avanzar, no en balde se dice que la unión hace la fuerza. Más que nada esto también es base de los valores de las empresas y sus empresarios, que los  dos saquen ventaja de la unión y no uno solo.

Para elegir el socio indicado hay que hacer un perfil de lo que para la empresa puede ser un buen socio, aquel con el que se pueda comulgar con los valores, objetivos del negocio. Se debe evaluar cada aspecto: estilo de administración, manufactura, marketing, finanzas, estilo comercial y servicio al cliente, etc.

Es importante toda la información que se pueda tener en relación del candidato a socio/aliado, referencias, prácticas de negocio e información detallada:

  • Antecedentes de la empresa
  • Misión, visión, valores de la empresa, políticas
  • Quienes son sus administradores o directivos, socios
  • Como está estructurada la empresa
  • Como están posicionados en el mercado
  • Canales de distribución
  • Comercialización
  • Estructura operativa
  • Capacidad de producción
  • Tecnología y desarrollo
  • Innovación
  • Diversidad de productos
  • Origen de sus recursos financieros
  • Activos fijos, recursos propios y créditos
  • Relaciones patrón-obrero
  • Rotación del personal
  • Mano de obra y condiciones de trabajo

Ya que se establecieron los aspectos y se evaluaron se elige al mejor candidato, aquel que logre una sinergia estratégica, operacional y de “química”. 

Cuando existe una verdadera cooperación entre los interesados la posibilidad de éxito crece. Y como toda relación, es importante también establecer sus límites. Cada empresa es individual e independiente, pero unen sus fuerzas para generar más.

Estar con quien te hace crecer y te hace mejor en todos los aspectos! 

@KaroNL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *