Siguiendo la serie de posts sobre el provecho que le puedes sacar a LinkedIn, después de haber conversado sobre mejorar tu presentación, el tema de hoy será el poder de las recomendaciones. Si no las conoces, es una de las secciones en el perfil de LinkedIn donde se muestran, valga la redundancia, las recomendaciones que te han dado personas de tu red de contactos. Respecto a ello, te tengo varios tips que te pueden servir para enriquecer tu perfil.

1. Da recomendaciones

Así como nos encanta estar pidiendo ayuda, como te lo he comentado en otras ocasiones, es importante darla, solicitada o no. No puedes esperar a ser recomendado si tú no estás haciendo lo propio. Por eso, actívate en este sentido y, en primer lugar, responde a las peticiones de recomendación – eso sí, de manera honesta – y en segundo, busca en tu lista a gente que recomendarías con los ojos cerrados. El poder de esto es que, cuando lo haces por iniciativa propia, generas un efecto muchas veces sorpresivo en tus contactos e inmediatamente estos, van a regresarte el favor. Créeme. Funciona. Para ello, te sugiero que mires en definitiva buenos compañeros de trabajo -incluso amigos cuyo trabajo conoces bien- jefes, y escríbeles una breve pero buena recomendación. Si son gente con la que realmente has trabajado, y la experiencia ha sido positiva, no te tomará más de 10 minutos, me atrevo a decir hasta 5. El hacer este ejercicio te garantiza un alto porcentaje de respuesta, así que te sugiero que selecciones al menos a cinco personas de tu red más cercana.

2. Pide recomendaciones a gente clave de tu red

Una vez que hayas dado dichas recomendaciones puedes, pasivamente, esperar que te regresen el favor, que no ocurre en todos los casos, pero si tiene un grado de respuesta, o bien solicitarla. En este sentido, te sugiero que selecciones personas que definitivamente generen valor agregado, sobre todo en los ámbitos donde así lo requieres. Te sugiero que escojas al menos a una persona que haya sido tu jefe directo, una que haya trabajado a la par contigo, en su caso a alguien a quien hayas gerenciado. Más aún, hay otros contactos que te pueden ser de mucha ayuda, como por ejemplo, compañeros de estudio, colegas en distintas organizaciones como voluntariado, equipos, proyectos, y para ir un paso más adelante, clientes. Esto, sobre todo si trabajas en áreas comerciales y necesitas hacer uso de la red para prospectar potenciales clientes, como le decía a un amigo hoy, no hay mejor vendedor que el mismo cliente, y no hay mejor impresión que la que da una recomendación de alguien a quien le brindaste un servicio o producto.

Finalmente, no por presumir, ojo, – como ejemplo, para que te inspires –  te dejo  una porción de las recomendaciones que he recibido, una fue por devolverme el favor y la otra fue espontánea. ¿Podrás detectar cuál fue cuál?

Recomendacion

¡A recomendar se ha dicho!

@kevynathalie

PD: mi perfil público en LinkedIn, se encuentra aquí

Responder a Pako Kbral Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *