“Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”. Esta es una de mis frases favoritas, y es que muchas veces decimos cosas solo por salir del paso, o quizá si existe la intención en ellas, pero solo queda en eso, sin embargo la acción habla por sí sola.

Lo mismo puede pasar con las ideas, puede existir una muy buena, y se puede plasmar en papel, hacer la mejor estrategia y juntarse con los mejores, pero solo tendrá éxito, si a nivel operacional logran funcionar todos los engranes.

El proceso de las Alianzas Estratégicas tiene 3 dimensiones. Estructura, Química y Operación. El desarrollo de este tema ha estado direccionado en base a estos tres puntos.

La Estructura se compone de la elección de socios y el tipo de alianza, la Química por el diseño de la alianza, establecer la misión, visión, los valores, que la cultura empresarial y las fortalezas de cada socio se complementen, y la Operación es el desarrollo de la alianza y la creación legal y formal de una nueva empresa surgida o solo la cooperativa.

Existen 3 etapas en el proceso de negociación de la alianza:

  1. Acuerdos preliminares:.En esta primera etapa es común que se busque encontrar un terreno común de manera que se gane valor para sí mismos. Hay que recordar en todo momento que debe ser un acuerdo de ganar-ganar.
  2. Declaración de principios. Cuando se han realizado las negociaciones para establecer las bases de la alianza, se sugiere hacer una sencilla declaración de principios de la misma, un  bosquejo con los arreglos estratégicos, las metas y ventajas operacionales que habrá. Posteriormente habrá que hacer un plan operacional de manera que se pueda poner a prueba todos los engranes de la alianza y poder garantizar que se acoplen adecuadamente.
  3. Planeación de operaciones. En esta etapa se empiezan a asignar funciones y asegurar los arreglos estructurales y operacionales. Se deben identificar esas diferencias operacionales y examinar las causas de las mismas y buscar cerrar esas brechas por medio de mejor comunicación y comprensión. Cada alianza es diferente y tendrán sus requerimientos particulares, sin embargo, hay términos generales para tomar en cuenta en el planeación:
  • Metas parciales
  • Factores de riesgo
  • Pronósticos financieros
  • Análisis de la competencia
  • Plan de mercadotecnia y proyección de ventas
  • Plan de manufactura/producción
  • Programa de implementación
  • Plan de contingencia
  • Responsabilidades operativas y administrativas
  • Políticas ventas y precios

La declaración de principios es el primer paso de la formalización de la alianza, si bien no tiene validez legal, si implica un compromiso y la confianza de los socios es la base, por lo que se llama “Pacto de Caballeros”.

Los contratos ya representan un grado mayor de formalización entre los aliados, donde ya están conscientes de la trascendencia y lo que implica el mismo. A lo que debe continuar la puesta en marcha de la creación oficial de una nueva empresa o las actividades propias del acuerdo de cooperación. Aquí se hace la aportación correspondiente de recursos para dar inicio de la alianza.

En esta puesta en marcha de la alianza debe existir siempre el apoyo del arreglo estratégico, la construcción de buenas relaciones, apoyar la administración operacional de calidad y por supuesto, apoyar al socio.

Las alianzas no están exentas de no presentar problemas, por lo que es importante tomar medidas preventivas y resolverlos de manera breve. En este punto es muy importante la química que hay, ya que se pueden generar ideas creativas y tener un gran apoyo para resolver problemas y llevar al éxito a la alianza.

Es por eso que hay que dar vida a las palabras con la acción! 

@KaroNL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *