La manzana que Newton recibió en su cabeza, no fue sólo una manzana cayéndole en la cabeza y que le inspiró a desarrollar sus tres leyes; sino que también debió haberle causado un gran disgusto al recibir el fruto inesperadamente en su cabeza: causa y efecto.

De igual forma, como la ley lo marca; a toda acción le corresponde una reacción; para todo efecto existe una causa que lo motivó. De igual forma, en cualquier organización al llevar a cabo una “causa” ésta indudablemente tendrá un efecto, ya sea positivo o negativo y que tendrá resonancia en todos los departamentos que interactúen con aquel del cual surgió la causa.

El diagrama de Ishikawa nos brinda una gran ayuda para determinar las causas a un efecto determinado (o bien un problema). El diagrama desarrillado en 1943 por el Dr. Kaouru Ishikawa es comúnmente utilizado para facilitar el análisis de los problemas y sus soluciones, especialmente enfocándose a la calidad de los procesos, productos y servicios.

El diagrama Ishikawa asemeja al esqueleto de un pez, en donde la línea central representa el efecto y sobre esta línea central llegan de manera vertical las causas principales a ese efecto; y a su vez sobre esas líneas verticales, se colocan líneas perpendiculares en donde se determinen los efectos secundarios. Por lo general, se enumeran seis causas principales y hasta tres causas secundarias las cuales surgen de preguntarse por qué a cada causa principal.

Una vez determinadas las causas, se evalúan con base a su implementación e impacto y se le otorga una calificación:

1- Fácil implementación / Alto impacto

2- Difícil implementación / Alto impacto

3-Fácil implementación / Bajo impacto

4-Difícil implementación /Bajo impacto

El reto es enfocarse en las actividades de alto impacto que generarán valor a la empresa y eficientar las causas de bajo impacto para enfocarlas a que generen valor, de lo contrario se vuelven recursos desperdiciados.

Cada vez que tengas un problema, puedes utilizar este diagrama para determinar sus causas y encontrar la manera más impactante de aminorarlo o desaparecerlo.

 @ceciliaeinstein

3 comentarios


    1. Gracias por sus comentarios; esperamos nos sigas leyendo.

Responder a Ing. Pedro Lopez Castro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *