No les pasa que cuando nos encontramos algún producto muy barato y “chafa”, lo primero que se nos viene a la mente es, “ha de ser chino”, y buscamos la etiqueta y efectivamente encontramos la leyenda “Made in China”. Y la verdad es que por lo general los productos de bajo precio, baja calidad y no duraderos, suelen ser los chinos, pero como todo, hay sus excepciones.

Lamentablemente cuando vemos un producto con la etiqueta “Hecho en México”, pasa casi lo mismo, directamente lo asociamos como productos de calidad media-baja. Además que la verdad somos algo malinchistas y a veces no le hacemos la debida justicia a nuestros productos nacionales.

La razón principal de esta “discriminación” a nuestros propios productos radica en los bajos estándares de calidad que tenemos en el país. Existen productos como los artesanales y aquellos que tienen denominación de origen, como el caso específico del Tequila, que el hecho de llevar la etiqueta de Hecho en México, representa un valor agregado al producto, ya que se valida la autenticidad de los mismos y que los hacen competitivos en los mercados internacionales.

En México, las Pymes se han convertido en una de las principales fuerzas comerciales, sin embargo no todas cuentan con las herramientas que las empresas extranjeras instaladas en nuestro país tienen, como el que traen su “know how” y que cuentan con un nombre, es decir, su marca que respalda el producto y que por ende puede desplazar nuestros productos nacionales.

Y ¿qué es lo que deben hacer las Pymes?

  • Aprovechar la materia prima que hay en el país, además que de esta manera se apoya también al sector primario.
  • Mejorar los estándares de calidad con la implementación de programas que también les permita obtener certificaciones de calidad y servicio, siendo así, más competitivos.
  • Proteger la propiedad intelectual. La patente del producto y el registro de una marca es de vital importancia ya que son, hoy en día, de los activos fijos de gran valor para la empresa.
  • Capacitación constante. Quien tiene información y está preparado, siempre tendrá ventaja. Hoy en día hay muchos cursos gratuitos que imparten organismos del gobierno sobre finanzas, marketing, comercio internacional, ventas, conocer las normas, etc. Tener gente preparada es también una ventaja competitiva.
  • Comercialización y Promoción. La parte de promoción debe ser tratada con cuidado, entender a qué mercado nos dirigimos, ya que no es lo mismo nuestro saludo aquí, que en Japón, incluso el significado de los colores son diferentes. La promoción no sólo se limita a los flyers, página en internet, también es ir directamente con el cliente a presentarse dentro de las ferias y misiones comerciales. Incluso la participación en un Consorcio de Exportación.

Y para lo anterior, lo primero que debe entender cualquier Pyme y empresario emprendedor, es la parte de la inversión. Hay que estar dispuestos a invertir en su negocio para producir productos de verdadera calidad y que ofrezcan un valor agregado para que compitan en el mercado nacional e internacional. Hoy en día existen muchas herramientas como los créditos, federales, estatales y bancarios, apoyos a fondo perdido, etc. que pueden ayudar a lograr que sus productos rompan el paradigma del producto mexicano de baja calidad.

México es un país rico en cultura y recursos, debemos estar orgullosos de lo que tenemos y que sin duda, podemos hacer más. Demostremos que efectivamente, lo HECHO EN MÉXICO, ESTÁ BIEN HECHO!

 @KaroNL

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *