Tal como quedamos en el artículo anterior, daremos continuidad al análisis de la relación que existe en las etapas que componen el proceso administrativo.

http://www.arqhys.com/

Esta vez comenzaremos con la etapa de Organización; la raíz etimológica de esta palabra, proviene del griego organón, que significa instrumento o herramienta útil. Como en todos los artículos anteriores, revisaremos el significado que define la Real Academia Española: establecer o reformar algo para lograr un fin, coordinando las personas y los medios adecuados. Ordenarse las actividades o distribuirse el tiempo.

La definición que da Agustín Reyes Ponce a esta etapa es la estructuración de las relaciones que deben existir entre las funciones, niveles y actividades de los elementos materiales y humanos de un organismo social, con el fin de lograr su máxima eficiencia dentro de los planes y objetivos señalados.

Con lo anterior, podemos definirla como el periodo en el que se distribuye el orden de las actividades a realizar, se prioriza con diligencia la estructura que se seguirá, estableciendo una jerarquía que determine con exactitud qué se necesita y el orden en que se requiere; esta etapa responde a la pregunta ¿Cómo se va a hacer?

Ahora pasaremos a la etapa de Control, la cual tiene su raíz etimológica de la palabra francesa contrôle, mismo que es definido por la RAE como: comprobación, inspección, fiscalización, intervención. Entendiendo así que es una manera de verificar que se desarrollen de manera adecuada ciertas actividades, en relación a lo establecido en la etapa de planeación; responde a la pregunta ¿Cómo se ha realizado?

Veamos la definición que Henry Fayol da esta etapa: consiste en verificar si todo ocurre de conformidad con el plan adoptado, con las instrucciones emitidas y con los principios establecidos. Tiene como fin señalar las debilidades y errores para poder rectificarlos e impedir que se produzcan nuevamente.

Podemos observar que en ambos casos, deben responder a la pregunta ‘cómo’, estableciendo así la definición y revisión de la forma en que se trabajará y la que se ha trabajado; comprendiendo que son etapas de regularización, en donde se determina si la teoría que pasó a la práctica, se desarrolla de una manera adecuada y eficaz; al mismo tiempo, permite establecer acciones correctivas que faciliten el alcance de los objetivos establecidos en un principio.

Son etapas que muchas veces olvidamos, pues prácticamente, en la vida diaria, nos dedicamos a planear-ejecutar, dejando a un lado estos periodos importantes que son clave fundamental para el éxito de un proyecto. Es importante recordar que sin estas etapas, no podremos tener un desarrollo completo de nuestro negocio, son etapas filtro por las que es necesario pasar el plan que tenemos, para lograr resultados excelentes.

Entendamos que emprender, debe hacerse de la mejor manera posible, siguiendo estas etapas que componen el proceso administrativo, podremos tener resultados más profesionales, que nos lleven a resultados de éxito.

Implementando estos pasos y siguiéndolos de una manera adecuada, tendremos por consecuencia, el rendimiento esperado, que irá de la mano con una satisfacción a nivel personal y empresarial, que permita desarrollar cada planteamiento de una forma eficaz y adecuada.

@ccharragae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *