“Cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo.” Sun Tzu

Como emprendedores, no debemos olvidar la importancia que tiene para nuestro negocio la forma como los colaboradores nos observan, a final de cuentas somos “el jefe”.

El día de hoy voy a compartir contigo el video llamado “El verdadero costo de un mal jefe”, video presentado por el sitio onlineMBA y que presenta en su sección de un minuto un análisis que me parece mi portante compartir contigo, sobre lo malo que es tener, haber tenido, o peor aún, ser un mal jefe.

El video está en inglés, pero te dejo el texto en español. Disfrútalo.

3 de cada 4 trabajadores estadounidenses dicen que su jefe es la parte más estresante de su trabajo. El 44% dice haber sido verbal, emocional o físicamente abusados ​​por un supervisor o jefe en algún momento de su carrera, y el 31% de los trabajadores consideran que su jefe simplemente no los aprecia. Suena como un gran grupo de llorones, ¿no es así? En realidad, los empleados con trabajo no satisfactorio tiene el derecho de quejarse – y esta insatisfacción está costando a las empresas y la economía mucho dinero estadounidense.

1. Economía

Malas relaciones de trabajo entre la dirección y los empleados cuesta a la economía 360 mil millones de dólares cada año a partir de la pérdida de productividad. Fingiendo días de enfermedad, perdiendo el tiempo a causa de baja motivación y cometiendo errores a propósito por despecho, son resultados directos de un mal jefe – y le cuesta a la economía mucho dinero.

2. Salud en juego

Cualquiera que haya tenido un mal jefe sabe que no sólo puede agitar su varita y desaparecerlo cuando cumplen sus dos semanas de anticipación. De hecho, las personas necesitan 22 meses para recuperar sus niveles de estrés a un nivel saludable después de un combate con jefe terrible. Además, las personas que deben trabajar para jefes horribles, son más susceptibles al estrés crónico, la depresión y la ansiedad – que aumentan el riesgo de un sistema inmunológico debilitado, resfriados, accidentes cerebrovasculares, e incluso ataques al corazón. Todos los días de enfermedad y visitas al doctor, acupunturista, terapeuta de masaje, y consultas con el psicólogo le están costando a las empresas un dineral en gastos médicos y pérdida de días de trabajo.

3. Gastos de contratación

Por último, pero no menos importante, un mal jefe produce unos costos realmente altos en costos de reclutamiento, pérdida de productividad durante el entrenamiento de nuevos empleados, y en los casos de demandas- los honorarios legales. Una organización que hizo los cálculos en dinero real perdido en un año, debido a un mal jefe y la relación con sus empleados, la cantidad de de $ 160.000 – muy por encima del salario medio de gestión en muchas industrias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *