Hoy en día todo el mundo entiende que la energía es un sector estratégico de la economía de un país, la autosuficiencia energética, el abastecimiento de materias primas para generarla o incluso los grandes proyectos de energías renovables son hoy día parte de la agenda diaria de cualquier gobierno.

Con todo este trasiego macroeconómico que se enfoca principalmente en la industria y en el abastecimiento de ciudades, nos olvidamos de la carencia energética que se tiene en muchas zonas de Latinoamérica.

Muchas comunidades, grupos poblacionales periféricos o incluso pueblos enteros carecen del acceso básico a la energía.

El no disponer de líneas energéticas tradicionales supone que muchas veces las únicas opciones de iluminación sean las velas o las lámparas de keroseno, lo que supone grandes riesgos para la salud como la pérdida de visión, incendios o intoxicaciones por monóxido de carbono.

Dos negocios sociales surgen para atender este tipo de problemáticas, la Guatemalteca Quetsol, cuyo nombre proviene de Quetzal el ave oficial de Guatemala y Sol es una startup que busca ofrecer una solución a través de tecnología propia. Teniendo en cuenta que solo en Guatemala 2.5 millones de personas (el 20% de la población) no tienen acceso a energía eléctrica su proyecto puede suponer un gran impacto en este país.

Quetsol ha desarrollado una serie de Kits de energía básica que incluyen paneles solares,  una caja de control con batería integrada muy portable y fácil de instalar y focos de tecnología LED. También cuentan con soluciones más amplias para escuelas o edificios con más carga tanto off-grid como on-grid.

Estos sistemas hasta ahora estaban financiados a través de la banca pero dado que menos de la mitad de los proyectos eran apoyados por este medio, ahora Quetsol ha decidido recurrir a indegogo para financiar de modo diferente el proyecto.

http://quetsol.com/
http://www.indiegogo.com/QuetsolTurnLivesOn

La otra startup es mexicana y se llama Ilumexico, busca llevar electricidad a comunidades de baja y alta marginación a través de energías renovables.

Con varios premios y reconocimientos a nivel nacional cuentan ya con más de 1,500 sistemas instalados en estados como Veracruz, Guerrero o Campeche y están en pleno crecimiento comenzando a instalar en estados como Oaxaca, donde la dispersión poblacional y el gran número de comunidades hace que el impacto pueda ser incluso mayor.

http://ilumexico.com.mx/

Como ven los emprendedores sociales están empujando muy fuerte el tema energético, cubriendo una necesidad básica, la cual las grandes empresas energéticas no quieren proveer porque económicamente no es viable. ¿O sí lo es?

Estas startups nos demuestran que muchos de los problemas sociales pueden ser resueltos creando valor económico en el proceso.

Juan José Mora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *