A pesar de que los principios éticos no parecen involucrar tanto a las organizaciones como los aspectos económicos  o administrativos en realidad estos principios están dirigidos hacia los integrantes de una organización o empresa.
* Principios éticos:
La ética, como una rama de la filosofía, está considerada una ciencia normativa, porque se ocupa de las normas de la conducta humana, estudia de qué manera el hombre conquista el bien común con sus actividades. No puede estar aislada de los temas de la administración ya que, esencialmente ambas se refieren al ser humano y a su comportamiento social.
Emprendedores que entiendan que su acción fortalece el tejido social y va en beneficio de otras personas, esa es la gran clave del éxito empresario.
* “La Responsabilidad Social Empresaria es una cultura de empresa basada en principios éticos y cumplimiento de las leyes, respetando a las personas, a la comunidad y al medio ambiente.
 De esta manera contribuye al bienestar general y al desarrollo sostenible de los países.”
La responsabilidad comienza por casa…
Al comenzar a poner en práctica la Responsabilidad Social Empresaria, existe una secuencia que va desde el interior de la empresa hacia lo externo a ella.
El primer paso consiste en cumplir con las leyes y esforzarse en trabajar para que su conducta esté guiada por los valores éticos.
La empresa debe ser responsable con sus empleados y colaboradores, debe esforzarse en desarrollar su capital humano que es el que finalmente hace posible que la empresa fructifique
Es importante comprender que el mismo espíritu debe aplicarse tanto para proveedores como clientes.
* La  responsabilidad social empresarial (RSE), puede definirse como:
“La contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas.”
 piramide archie carroll
Desde este punto de vista, lo individual trasciende a lo general a través de la ética, ya que una acción realizada por un individuo puede afectar a toda una comunidad, y aunque hablamos de individualidades, una acción que tome una empresa puede afectar a otras organizaciones, o quizás a la comunidad entera.
El emprendedor está inserto en un mundo en constante cambio sin embargo, su comportamiento debiera estar orientado por valores que no se negocian.
Esta concepto es importante comprenderlo para promover la formación ética de los emprendedores como requisito necesario para el éxito en sus empresas.
“Esta publicación apareció originalmente en el blog (http://haceryemprender.blogspot.com) del autor Leonardo Socolovski, experto en emprendimiento y modelos de negocio, quien es miembro de la comunidad de expertos de abcdexperts (http://abcdexperts.com), y aporta voluntariamente este contenido a Think&Start bajo la alianza de colaboración que ambas organizaciones han establecido para ayudar a divulgar el conocimiento, novedades y buenas prácticas en el mundo de los negocios”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *