Citando al himno de Simon y Garfunkel, “America”, se advirtió: “Cuidado, su moño en realidad es una cámara”. Paul Simon no tendría idea de que 45 años más tarde gran parte de la población mundial cargaría con diminutas cámaras en sus bolsillos, mucho menos que se usarían anteojos con internet que capturan la vida en tiempo real (Google Glass), relojes de mano que monitorean la salud (relojes inteligentes), o ropa inteligente y e-textiles que proveen información relevante para trabajar y jugar. Toda esta revolución de tecnología usable es posible gracias a la nube.

Se trata de aparatos electrónicos diseñados para ser funcionales y verse bien, y que generan datos que se guardan y analizan en la nube. Los usuarios pueden bajar lo procesado desde cualquier lugar y momento, lo cual hace posible que administren sus objetivos de salud, ambiciones de carrera, finanzas y relaciones sociales.

La tecnología usable basada en la nube está haciendo que los usuarios se sientan más inteligentes y confiados con sus vidas bajo control. De acuerdo con un estudio de Rackspace, titulado “La Nube Humana: Tecnología Usable de Novedad a Productividad”, el 82% de los usuarios en EEUU y el 71% de Inglaterra dicen que sus aparatos basados en nube han mejorado su vida.

De las 4,000 personas encuestadas, una de cada tres dijo que estos equipos mejoraron su desempeño profesional. Cerca de la mitad de los encuestados del Reino Unido y el 59% de los estadounidenses cree que la tecnología usable les ayuda a sentir que tienen mayor control sobre sus vidas. Más de la mitad de la gente que participó en el estudio dijo que usar estos artefactos ha estimulado su creatividad y eficiencia, al tiempo que les ayuda a mantenerse en contacto con familia y amigos.

Pero no todo es miel sobre hojuelas; a pesar de su popularidad, la tecnología usable tiene algunas desventajas: De acuerdo con el Director de la Oficina de Relaciones con Startups de Rackspace, Robert Scoble, un aparato que mantiene al usuario empeñado en usarlo sólo es tan bueno de acuerdo a la información que entrega, su exactitud y la percepción que genera. Cuando esto no se cumple, suele haber frustración en torno a la calidad y exactitud de los datos que proveen estos aparatos.

Sin embargo, de manera más amplia, los proveedores de nube y aparatos ya están trabajando juntos para mejorar la calidad de la información capturada y el análisis de la misma, con el fin de ayudar a que cada vez más gente ingrese a la era digital y aproveche las tecnologías usables. Este tipo de tecnología sólo alcanzará su potencial si la información es interesante y valiosa para el usuario.

El volumen de datos globales que requiere este servicio y la tecnología en sí, jamás funcionarían si la nube no estuviera detrás.

 

Por: Socialatom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *