crecer mi empresa

Sara y Erika son dos amigas con negocios muy diferentes. La primera abrió una escuela de danza adaptando lo que en algún momento fue su departamento, mientras que la segunda decidió romper estereotipos y montó un negocio de diseño industrial, donde no solo crean conceptos, sino que los materializan.

Ambas desde hace tiempo traen en mente que es buen momento para crecer sus empresas. Erika sabe bien que para ello necesita comprar más maquinaria pero tiene miedo de buscar un crédito que al final del día no pueda pagar. Para el caso de Sara, lo único que requiere en este momento es aumentar el horario de clases, lo que significa conseguir más profesores.

Estas dos emprendedoras tienen grandes sueños y se encuentran en el dilema de quedarse como están, o bien, buscar fuentes de financiamiento para expandirse. Es común encontrarse que los emprendedores “financian” sus negocios a través de préstamos familiares (31%) y de amigos (3%), algunas veces es a través de proveedores (33%) o mediante prestamistas (27%) que si bien te dan acceso rápido a recursos económicos, los intereses que se pagan son demasiado altos. En México sólo 8% de las empresas utilizan financiamiento bancario.

Las altas tasas de interés y comisiones, la falta de garantías solicitadas, la poca oferta de productos que se adecuen a las necesidades del emprendedor, la demora de la respuesta del banco, el no llevar bien la contabilidad de la empresa y la mala calidad del servicio ofrecido o falta de conocimiento de las condiciones del crédito que ofrece el banco, son mitos entorno a los créditos que provocan que la gente prefiera buscar otras vías de financiamiento o bien detener los planes de crecimiento de su negocio.

Víctor Calderón, fellow de Victoria 147, comenta que el financiamiento es el “ingrediente” clave para acelerar el crecimiento no sólo de las empresas sino del país; y recomienda que las emprendedoras utilicen créditos adecuadamente como aliados para hacer crecer sus negocios.

Como emprendedora, antes de ir a buscar fuentes de financiamiento, debes realizar un diagnóstico sobre la situación y etapa en la que se encuentra tu empresa; así como las estrategias que quieres lograr para futuro. Una vez realizado esto, es importante que te preguntes ¿para qué quieres el crédito?, ¿cuánto puedes pedir?, ¿qué tipo de crédito te sirve?, ¿quién te puede prestar?, ¿eres sujeto de crédito y cómo puedes serlo?

Un tip para realizar este diagnóstico es pensar en el negocio como si fueras a venderlo, esto te dará tres fortalezas:

  1. Haces que tu empresa sea innovadora y atractiva para posibles compradores.
  2. Logras que la empresa opere sin la necesidad de depender de ti.
  3. Creas un valor atractivo para inversionistas.

Los tipos de crédito que existen son en cuenta corriente  y crédito simple. El primero se refiere al financiamiento que necesitas para capital de trabajo (por ejemplo pagar los sueldos de los nuevos profesores, ya que el retorno de la inversión es a corto plazo); el segundo tipo de crédito se utiliza más para largo plazo, por ejemplo cuando se quiere comprar maquinaria o equipo y el retorno no es inmediato; como el caso de Erika.

“Es recomendable sacar un crédito cuando no se necesita, debido a que es mejor tenerlo (guardado) y cuando realmente se requiera, tendrás recursos disponibles para el crecimiento”, a esto, nuestro experto le llama blindaje financiero.

Recuerda, utilizar un financiamiento formal no es para “apagar fuegos”, se debe de emplear de manera visionaria y con una estrategia para que puedas gozar de sus ventajas: posibilidad de financiar a tus clientes, hacer frente a pedidos más grandes, ampliar el negocio, obtener descuentos por pronto pago y seguir operando.

Te compartimos las Reglas de Oro del Financiamiento:

  1. El plazo del financiamiento debe ser superior al periodo en que se recupere la inversión.
  2. Puedes tener líneas de crédito abierto y no usarla.
  3. No sobre-garantizar el crédito.
  4. Cuando sea a largo plazo, utilizar tasas fijas o caps.
  5. Solicita créditos en la moneda que facturas (si facturas en dólares pide financiamiento en esa moneda, así si hay variaciones en el mercado no te afectará tanto).
  6. Es importante el aspecto contable de tu empresa.
  7. Aprovecha los descuentos por pronto pago.
  8. Conoce el ciclo operativo de tu empresa (tiempo en el que el negocio opera con recursos propios).
  9. Mientras más y mejor información tengas mitigas los riesgos.
  10. No es lo mismo vender que generar utilidades o tener flujo de efectivo.
  11. Pon a competir a las fuentes de financiamiento, es decir, evalúa lo que te ofrecen según tus necesidades (Es recomendable solicitar diferentes cantidades a varias entidades bancarias).
  12. Usa los estados financieros para tomar decisiones y no solo para pagar tus impuestos.

Finalmente, recuerda usar el crédito para crecer tu negocio es la clave del éxito.

(Extracto de la conferencia “Claves para el uso del financiamiento” impartida por Víctor Calderón, socio fundador de ArCcanto y Fellow de Victoria 147, durante el evento I Love my Money organizado por V147. Nota publicada en estoespurpura.com).

Imagen de Sergey Nivens´s en shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *