periodo de descanso

Como emprendedores a veces es complicado tener un periodo de descanso o inclusive salir de vacaciones. Esto debido a la carga de trabajo que siempre, al parecer, tenemos entre manos. Todo el tiempo tratamos de encontrar nuevas cosas que hacer y seguir creciendo nuestros negocios. Pero a la larga, uno se da cuenta que trabajar para tu negocio sin tener un descanso o vacaciones de vez en cuando, termina siendo peor para el mismo.

Cuando decidas tomarte un descanso o aprovechar la temporada de vacaciones, el trabajo debe de ser lo último en lo que piensas. He de confesar que a veces uno termina tentado de dedicarle una hora o dos al trabajo durante los días de vacaciones, pero es mejor que no lo hagas. Disfruta tu descanso, para eso es.

Al regresar, estarás más enfocado y relajado. Eso es lo positivo del descanso ayuda a que fluyan mejor las ideas. Pero también hay ciertos inconvenientes que debes de tomar en cuenta.

Inconveniente #1: Carga de trabajo excesiva. Este inconveniente normalmente ocurre cuando no se planea el trabajo pendiente antes de salir a un periodo de descanso. Regresas y la oficina está llena de pendientes y tareas que deben entregarse. Incluso puedes sentir que fue una mala idea descansar, pero debes de tener la habilidad para poder organizarte y delegar las tareas cuando tú no estás.

En caso de que seas el único en tu negocio, debes de organizar de manera detallada cómo serán tus actividades los días que regreses, y anotar cualquier pendiente que se te puede olvidar hacer.

Inconveniente #2: Problemas al retomar pendientes. Seguramente has escuchado a la gente decir o probablemente tú has dicho: “Necesito unas vacaciones para descansar de mis vacaciones”. Créeme, muchos hemos estado en esa posición y más cuando se combina con un gran número de tareas por cumplir. Es durante esta actitud de cansancio y negación de regresar al trabajo cuando se crea la ilusión que las tareas parecen más complicadas y largas.

Este problema de retomar las tareas puede hacer que las primeras semanas después de un periodo de descanso o vacacional sean bastantes complicadas. Pero, en mi opinión, debes considerar un día para el descanso en casa antes de regresar al trabajo. Si llegas de tu viaje y al día siguiente empiezas a trabajar, tu cuerpo lo resiente. Primero debes descansar y acoplar tu cuerpo y mente al trabajo. Y no hay nada para regresar a la realidad que descansar en un ambiente conocido que te recuerda al trabajo, o al menos te hace pensar que regresamos a la rutina.

Inconveniente #3: Clientes dispersos. Este ha sido un dolor de cabeza para mí: cuando entra un periodo vacacional no solo tú a veces te vas de vacaciones, sino que también algunos de tus clientes; y al querer retomar el trabajo o el progreso de un proyecto, ellos sufren de los dos inconvenientes pasados. O no tienen tiempo para continuar o simplemente siguen de vacaciones y se tomaron días extras para reponerse.

Y esta situación puede llegar a ser extremadamente frustrante pues aunque existiera una planeación antes del periodo vacacional de tu parte, si no se tiene la disposición de parte del cliente todo debe pararse. Sin embargo debes de tomar con calma esto y no ejercer presión innecesaria al cliente; hay que entender que a todos nos pasa. Trata de concentrarte en otras tareas o en otros clientes que pueden no estar pasando por esto.

Además es muy probable que durante las vacaciones te hayan surgido nuevas ideas sobre cómo crecer la empresa o innovar en algún proceso. Por lo que he visto y vivido, siempre pasa. Despejas tu mente por un momento y ¡bam!… De pronto surgen las ideas.

Imagen de Rudie Strumer´s en shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *