crisis

Hoy, emprendedor, quiero compartir contigo la parábola del Hot Dog, una historia americana que me hizo reflexionar sobre las circunstancias que nos llevan a las crisis en nuestros negocios o en nuestra propia vida…

Había una vez un vendedor de hot dogs que sólo utilizaba los mejores alimentos. Eran tan ricos que todos los días vendía toda la mercancía. Tan buen negocio había resultado que con ese trabajo el vendedor mandó a su hijo a la universidad.

Un día su hijo fue de visita a ver a su padre y comenzó a observar el negocio de los hot dogs que tanto había dado a su familia. Al ver que su padre compraba materias primas de excelente calidad le dijo:

— ¡¿Cómo puedes gastar tanto dinero en alimentos de primera calidad!? ¿No te has enterado de que hay una gran depresión, que la banca cruje y que la bolsa ha caído por encima de lo habitual? ¡Tienes que ser precavido!

El padre pensó: “Mi hijo es universitario, ha estudiado y sabe cosas que yo no sé…”. Y así comenzó a bajar la calidad de sus hot dogs, ya no se interesó por ofrecer el mejor del mercado, sino sólo en vender y vender. Así su negocio empezó a decaer, ya no vendía igual, tuvo pérdidas, tuvo que comprar materias primas aún de más baja calidad y finalmente un día tuvo que cerrar el negocio.

Al final sólo pudo decir: — ¡Qué razón tenía mi hijo! Estamos en una gran crisis, qué afortunado soy de haberlo enviado a la universidad a aprender tantas cosas.

Esta historia que escuché en la radio y me hizo reflexionar sobre las ocasiones en que el miedo nos hace tomar acciones equivocadas, poniendo en riesgo nuestro negocio y llevándonos a una verdadera crisis. En muchas ocasiones, esta no es generada por el mundo exterior sino por nosotros mismos y nuestra poca capacidad de entregar productos y servicios con la calidad que nuestros consumidores desean, incluido también el servicio al cliente de excelencia.

Espero que está historia pueda ayudarte en tu camino hacia el éxito.

¡Feliz emprendimiento!

Imagen de HieroGraphic’s en shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *