google

Y ante la sorpresa de todos Google vende Motorola a Lenovo. ¿Qué significa todo esto? ¿Es acaso una aceptación de derrota? ¿Significa la venta de un negocio que sólo causaba pérdidas? ¿O es acaso una estrategia más?

Analicemos algunos puntos importantes hasta el día de hoy:

El 29 de junio de 2007 Apple lanzó, para muchos, el invento emprendedor del año: el primer smartphone funcional. Pero como en muchas cuestiones de la vida, sólo una parte de la población pudo visualizar el significado. Competidores como Nokia, RIM/Blackberry y particularmente Microsoft lo ridiculizaron, y medios de comunicación sólo cubrieron la nota. Sin embargo, una empresa, que no era lo que es hoy, cambió totalmente el rumbo de sus esfuerzos con gente de verdadera visión y entendió que el iPhone era en realidad una revolución en el mercado. Su nombre: Google.

Meses después, Google junto con otras 34 empresas de gran calibre, crean la Open Handset Alliance, con la firme intención de crear toda una estructura capaz de competir con Apple. Y lo consiguieron. Para finales de 2010, había más usuarios Android que usuarios iOS en el mundo. Era Apple contra todos los fabricantes de celulares, y había uno en particular que comenzaba a sobresalir: Samsung.

Podrán decir que Samsung se hizo de su cuota de mercado a partir de imitar al iPhone… Pero la formula funcionó a la perfección. El primer golpe de autoridad de Samsung se produjo con la salida del Galaxy S3 y la presentación de sus Hubs; con esto demostraba que tenía la firme intención de generar ganancias tanto en software como en hardware y se pondría en batalla directa con Google.

Ya para 2013, Apple y Samsung (de la mano de Google) capturaban toda la cuota de celulares. Con tal fuerza y varios clientes acostumbrados a su interfaz, se pensó que sería “fácil” para Samsung hacer una transición de Android a Tizen (su propio sistema operativo), sin que sus usuarios se sintieran desorientados, tomando el ejemplo de Amazon.

Nos encontramos entonces ante un escenario en el que Google depende de las ventas de Samsung, tanto como Samsung depende del sistema operativo de Google.

Teniendo esto en mente, Google desde un inicio presentó año con año un smartphone que marcaba la pauta. Su gama NEXUS, que siempre iba de la mano de un fabricante, sea HTC, Samsung, o LG, para muchos generaba la pregunta ¿para qué comprar otra marca si con los Nexus tengo hardware de primera, precio bajo y garantía de actualizaciones de Android? Esta situación ponía nerviosos a marcas como Sony, LG, HTC, y todo fabricante de celulares con Android, cosa que no hizo más que incrementarse con la llegada del MOTO X y el MOTO G. (Recordemos que Google compra Motorola Mobile en 2011, pero no es hasta 2013 que saca sus primeros productos)

Y retomando la pregunta inicial, ¿era la intención de Google generar una integración entre su hardware (Motorola) y su software (Android), como lo hace Apple? No, en realidad la intención de sacar celulares como el Nexus, Moto G y Moto X, es marcar la pauta, enseñar el camino. El Moto X fue un ejemplo de que no se necesita muchas especificaciones técnicas para triunfar siempre y cuando te centres en la experiencia del usuario; y el Moto G fue el primer ejemplo de cómo se puede obtener un equipo de primer nivel por menos de 200 dólares, integrando su sistema Android KitKat enfocado en los equipos de gama baja, corrigiendo el recurrente Talón de Aquiles de Android.

El verdadero objetivo de Google siempre ha sido proteger a Android, por ello toma 2 decisiones muy importantes: Compartir patentes con Samsung por los próximos 10 años  y vender Motorola a Lenovo. La segunda decisión fue el paso definitivo para calmar las aguas y evitar problemas con su mayor socio comercial.

¿Perdió Google? A primera instancia muchos dirán que sí, que fue una mala compra ($12,500 millones de dólares) y una pérdida enorme al venderlo a un precio menor ($2,910 millones de dólares), aceptando la derrota. Pero recordemos que la principal razón de la compra de Motorola Mobile en 2011, fue obtener el portafolio de 17,000 patentes, con la intención de blindar Android de posibles demandas, proteger al ecosistema que le genera enormes ganancias por publicidad, y que será su principal fuente de ingresos en un futuro.

Para entender aún mejor la estrategia de Google, en este análisis de Forbes podemos apreciar cómo después de algunos movimientos por parte de Google (con todo y las pérdidas monetarias que le generó Motorola), pagó la cantidad de $1,000 millones de dólares por un portafolio de patentes que valen $5,500 dólares. Al final resultó una jugada maestra.

Tomen en cuenta la reciente presentación de Samsung, en el nuevo mercado de los relojes inteligentes. Sus Galaxy Gear sin Android y con Tizen nos indica las intenciones de la marca coreana. Tomen en cuenta todo esto, porque en los próximos meses el mercado va a dar un giro y posiblemente el año acabe con varias sorpresas.

En conclusión, me quito el sombrero ante el juego de cartas de Google: deja contento a Samsung compartiendo patentes, deja contento al mercado de fabricantes vendiendo Motorola, y de paso protege su gallina de los huevos de oro, Android.

Todo es cuestión de visión y estrategia.

Imagen de Kirill__M’s en shutterstock

3 comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *