3 Clásicos Mitos al Momento de Emprender.

Hace unos días me topé con un artículo breve pero interesante. La gente en general piensa que al emprender, uno vive para la empresa, no tiene vida social y está pensando solamente en dinero. Varios de estos pensamientos se trasladan directamente a la cabeza del emprendedor al momento de iniciar su proyecto, es por ello que quiero compartirles lo que Jessica Stillman plasmó en Inc.

 

1. Éxito = Financiamiento.
«Muchos creen que una vez que un proyecto de emprendimiento es financiado, ya es algo exitoso, pero no hay nada más alejado de la realidad. Conseguir dinero es sólo un medio para lograr las metas que se plantean. Simplemente le da al proyecto una oportunidad para consolidarse como una empresa», comentó Aihui Ong, fundador y CEO de Love With Food.

 

2. Necesitas trabajar 80 horas por semana.
Hay que quitarnos de la cabeza la imagen de emprendedores durmiendo bajos sus escritorios, dice Mariano Suárez Batton, fundador de Mural.ly: «Eso puede ocurrir a los 20 cuando no se tiene experiencia, pero la realidad es que si trabajas todas esas horas, perderás el cabello, tendrás un infarto o te divorciarás. Ejercitarse, tener tiempo para jugar y socializar son puntos igual de importantes para maximizar el poder cerebral y la imaginación».

 

3. Sólo crea un gran producto.
Se tiene la impresión de que, para emprender, basta construir un producto cool o revolucionador y todo caerá en su lugar automáticamente. Sin embargo, Gretchen deKnikker, co-fundadora y CMO de SocialPandas está en desacuerdo: «Tienes que construir todo al mismo tiempo. Puedes construir el producto más elegante y poderoso del mundo, pero si nadie lo usa no podrá ser monetizado de una forma sustentable. Entonces ¿importará? Si no te concentras en construir una compañía para la que la gente quiera trabajar, ¿quién ejecutará la visión?». Y agrega: «He visto compañías con productos muy inferiores pero con una mejor estrategia dirigida al mercado y una fuerte cultura organizacional, ganar una y otra vez.»

 

Sin duda cada cabeza es un mundo y cada persona tendrá sus propias creencias, pero lo cierto es que si el emprendedor se organiza bien y establece correctamente sus metas, podrá trabajar adecuadamente teniendo un buen balance en su vida y creciendo no sólo profesionalmente con su empresa, sino también de forma personal.

Fuente: Inc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *