Ya hablamos del Museo del Juguete Antiguo (MUJAM) anteriormente como un caso de éxito que ha venido innovando en un participante activo en el mundo del arte, con mucho más que un concepto clásico de lo que entendemos por Museo.

Pero en este artículo hablaremos de lo que hay detrás del éxito, del motor que mueve todos los días a este espacio que ha dejado de exponer solamente para pasar a proponer y convertirse en un proyecto lúdico y cultural de manera integral. Detrás de las actividades en las que se ha diversificado este proyecto hay una historia familiar de sensibilidad cultural y  una mente fresca y visionaria que le ha dado la nueva imagen al MUJAM: Roberto Shimizu.

Think&Start tuvo la oportunidad no sólo de hacer el recorrido en el Museo sino de charlar de cerca con este emprendedor, quien nos contó cómo es que están celebrando ya cuatro años envueltos de cambios y renovaciones.

Roberto está familiarizado con el arte desde toda la vida no sólo por las enseñanzas de su padre de ascendencia japonesa, que disfrutaba de la mezcla de dos culturas que han marcado su vida familiar, sino porque tomó la decisión de estudiar Arquitectura en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México; dentro de su experiencia académica tuvo la oportunidad de participar en el Biennale Architettura en Venecia, lo que le dio la posibilidad de trabajar con Tatiana-Bilbao Arquitectos, uno de los despachos más reconocidos a nivel nacional e internacional; como parte de dicho equipo trabajó en el proyecto de arquitectura del Museo de Perm en Rusia

Entre el Biennale y el Despacho de Arquitectura en México, se tomó un año para recorrer el mundo, Roberto nos comenta: es una de las mejores experiencias de mi vida hasta ahora”, un viaje que lo llenó de ideas, de sueños e ideales.

Su trabajo dentro de Tatiana-Bilbao lo recomendó para entrar a un despacho en Japón, en una de las etapas de su vida donde tuvo la oportunidad de reencontrarse con sus ascendencia cultural, toda esta experiencia permitió la formación de esa nueva visión, “me hizo ver las carencias de México, pero al mismo tiempo reconocer que esas carencias eran una gran área de oportunidad para mi país”. Y con esa idea en la mente comenzaron a surgir las primeras conversaciones en Facebook donde comenzó a ubicar a gente interesada en eventos culturales, arte graffiti y música, ese primer acercamiento lo hizo regresar a México y materializar junto con esta red de contactos su ideal.

Su padre ya trabajaba la colección de juguetes y al ver que Roberto había regresado con interés en el arte le compartió la pasión de lo que significa tener entre manos la mayor colección de juguetes en el mundo, “y que lamentablemente es más famoso en el extranjero que en México” – nos dice Roberto.

La oportunidad de renovar el Museo llegó con la integración de oportunidades culturales,  con una bodega abandonada de 5 mil metros cuadrados que es ahora un Foro Cultural Independiente para ese sector en México verdaderamente interesado en vivir su pasión con compromiso y profesionalismo pues en gran medida a los retos que se ha enfrentado como emprendedor es a la carencia de estos dos importantes elementos, “saber con quien compartir información, con quien trabajar y con quien no”- nos comenta.

Sin embargo, en este tiempo, no todo ha sido lucha y  retos, diariamente vive su dósis de satisfacción “todos los días tengo satisfacciones, amo mi trabajo, amo lo que hago… el poder provocar emociones a familias, a personas con Alzheimer, a niños de la correccional de menores…contagiar la emoción de una de las etapas más felices del humano: la niñez”.

Así es el camino de un emprendedor, nunca es fácil, siempre hay retos, pero todos los días se ama lo que se hace y el solo hecho de vivir con esa convicción, con un objetivo hace sortear los obstáculos del camino. Hoy en día el Museo sigue siendo un centro de arte totalmente independiente que requiere la colaboración de verdaderos espíritus artísticos, que valoren el acto de la donación por el simple hecho de haber puesto un granito de arena, de ser parte de este gran impacto que todos lo días, con sus puertas abiertas, genera esta divertida colección, genera este lugar, que evoca, que alegra el corazón, pero sobre todo, que nos muestra el lado más puro de la humanidad: la niñez.

Les damos aquí un pequeño tour dentro del museo que preparamos para ustedes:


No dejes de visitar el MUJAM y si estás interesado en realizar donaciones a este importante proyecto o ser parte de él por favor envía un mail a museodeljugueteantiguomex@gmail.com, sus sitios oficiales ya los conoces. ¡Lleva a toda la familia!

1 comentario

Responder a Cecilia Einstein Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *