En el post anterior de “Equipos creativos y poco convencionales” se hablaba de la importancia de desarrollar equipos creativos; Carlos Llano Cifuentes en su libro “Dilemas éticos de las empresas contemporáneas” mencionaba la importancia de que los colaboradores de las empresas desarrollaran diferentes actividades dentro o fuera de la empresa; el “Toyota Production System” (Sistema de producción de Toyota) también habla sobre la importancia de que los colaboradores y (especialmente) operarios tengan la capacidad de realizar más de una actividad, es decir que sean multifuncionales.

Existen diversas técnicas para llevar a los colaboradores a un estado de creatividad, la cual es necesaria para resolver todo tipo de problemas e idear nuevas técnicas o métodos de desarrollo laboral.

Una de las técnicas más conocidas y más repetidas es el “Brainstorming” o lluvia de ideas, en donde los participantes dan ideas sobre un tema en específico y a partir de todas las ideas se toman las que se consideran mejor y se llevan a la práctica.

Existe otra técnica utilizada en el campo de la toma de decisiones en grupo la cual resulta bastante creativa: del libro de Edward de Bono: “Los seis sombreros para pensar”, en donde cada sombrero representa un “estado” y se debe pensar y aportar ideas en base a ellos; los seis sombreros son:

  • Sombrero blanco: Hechos
  • Sombrero Rojo: Emociones
  • Sombrero negro: juicio negativo
  • Sombrero amarillo: juicio positivo
  • Sombrero verde: alternativas y creatividad
  • Sombrero azul: proceso de control (pensar sobre el pensar)

La siguiente técnica es cortesía de W. Chan Kim and Renée Mauborgne, quienes idearon “La estrategia del Océano Azul” (The Blue Ocean Strategy); en donde invita mediante una serie de pasos metódicos a buscar el océano azul; es decir una oportunidad de mercado sin competencia y que ésta misma se vuelva irrelevante. El libro propone primeramente un estudio acerca de cómo iniciar la búsqueda del océano azul y posteriormente comparte las técnicas para diseñar e implementar el océano azul y dejar atrás los océanos rojos en donde nada la competencia; ejemplos como Cirque du Soleil son claros ejemplos de un océano azul.

Si bien existen muchas más técnicas éstas se deben presentar y adoptar en las organizaciones dependiendo de sus necesidades; no necesariamente todas las empresas podrán adoptar el TPS (Toyota Production System) por ejemplo; pero podrán tomar elementos que, adaptadas y adecuados a sus necesidades; les beneficien exponencialmente.

De igual forma el integrar técnicas diferentes de pensamiento nos brindará equipos creativos y proactivos a la hora de la verdad.

¿Cuántas técnicas de creatividad aplicas en tus equipos?

@ceciliaeinstein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *