Hace tiempo que rondaba en mi cabeza una pregunta para el futuro empresarial de cualquier persona que gusta de los nuevos retos. ¿Qué es mejor: crear tu propia empresa o adquirir un pedacito de una ya constituida? Sin duda ambas opciones tienen sus ventajas, sus propios riesgos e implican una experiencia muy distinta para el emprendedor.


Más allá de tener los fondos suficientes para establecer un negocio u optar por una franquicia, existen otras consideraciones que siempre es bueno tener en mente:


¿Tener una franquicia me asegura el éxito? Sí y no. Desde luego una franquicia es el resultado de un modelo de negocio que ya superó los obstáculos de cualquier nueva empresa; ya generó una relación determinada con el cliente y además posee cierto posicionamiento ante un sector de la población determinado. Aunque su éxito de alguna forma podría estar asegurado, el papel del franquiciatario resulta clave para sacar adelante el negocio; desde el punto de elegir la marca y el giro adecuado, de decidir si será un franquiciatario activo o ausente, la selección de la ubicación y hasta del personal. Si desde el inicio se toman las decisiones correctas, el éxito podría estar muy cerca.

¿Dónde ganaré más dinero? Eso es bastante relativo. Comprar una franquicia podría ser inicialmente más costoso que abrir una empresa propia, ya que se incurre en gastos como el uso de marca, asistencia y capacitación. Aunque esta opción parece generar más dinero en menos tiempo que un negocio nuevo, el manejo de las ganancias es un poco diferente. Mientras que en tu negocio tú decides qué hacer con las utilidades, en la franquicia es necesario pagar constantemente un porcentaje determinado a la matriz, considerando también el pago de regalías por uso de marca entre otras tarifas establecidas por los franquiciantes.

¿Quieres poner tus propias reglas en el negocio? Entonces elige una empresa propia. Las franquicias son modelos de negocio ya estructurados que se manejan por parámetros, fechas, montos, y reglas determinadas. Imaginemos un McDonald’s: todas las tiendas tienen el mismo tamaño, la misma distribución del espacio, los mismos colores, mismo inmobiliario, mismos productos y hasta el mismo esquema de atención al cliente. ¿Quieres abrir un McDonald’s que haga las cosas diferente? Entonces, insisto, elige una empresa propia.

Soy un empresario novato, ¿dónde corro menos riesgo de equivocarme? Una franquicia te ofrece el respaldo de expertos especializados en el negocio. Desde el momento en que un franquiciatario la adquiere, la matriz se compromete a ofrecer la capacitación y asesoría necesaria para operar. Las empresas con franquicias ya saben qué no funciona y conocen cuál es el esquema exitoso para ese giro de negocio. Con este soporte, es más difícil equivocarse sobre todo si eres nuevo emprendiendo. Si creas tu propia empresa, es muy probable que también cuentes con la ayuda de expertos, pero si tu producto o servicio es demasiado novedoso, te enfrentarás al obstáculo de encontrar alguien especializado o con experiencia concreta en ese tema.

¿Aprendo más teniendo mi propia empresa que una franquicia? Sin duda. Desde el momento en que plasmas tu idea de negocio sobre un papel, ya te enfrentas a preguntas, retos y dilemas por resolver. ¿Será el cliente correcto?, ¿estaré ubicado en el lugar adecuado?, ¿se venderá mi producto?, ¿será un negocio viable? Aunque tener una franquicia también posee sus recovecos interesantes, la curva de aprendizaje en un negocio propio siempre será mayor; además, el riesgo de equivocarse y las posibilidades de ponerte aprueba son más grandes.

 

En resumen. Comprar una franquicia o abrir tu empresa depende de tus expectativas empresariales: si buscas retos trabajando sobre una estructura existente, la franquicia es una buena opción. Si te gustan los retos y además no tienes miedo a equivocarte y levantarte de nuevo, monta tu propio negocio; o mejor aún, ¿por qué no potenciar tu idea como una empresa con franquicias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *