Los problemas y las soluciones están en todas partes. El emprendimiento abarca cada vez más sectores, como el tecnológico y el entretenimiento, pero no hay que olvidar otros que aún permanecen olvidados, como la educación y la cultura.

Pensando en combatir la desigualdad de oportunidades en México, es que en 1999 se funda ÚNETE, una asociación civil que busca elevar el nivel educativo en el país acercando la tecnología a estudiantes. Desde entonces, aulas equipadas con acceso a internet de alta velocidad han sido la herramienta para que escuelas primarias y secundarias públicas mejoren sus métodos de enseñanza-aprendizaje.

Recientemente y con motivo de su XIV Aniversario, ÚNETE informó que ha llegado a 6,927 primarias y secundarias, lo que representa casi el 10% de las escuelas de educación pública en México. Además, guiándose por su principio de alentar el uso de la tecnología para fomentar el aprendizaje, presentó Comunidad ÚNETE: un portal educativo para acercar a los docentes a través de material relevante.

Aunque el esfuerzo se extiende a más de una década, aún queda mucho por hacer en el tema educativo no sólo en México sino en América Latina. Este es un claro ejemplo de que impactar a más de 2 millones de personas implica una labor de actualización y de renovación constante, además de un fortalecimiento clave con todos sus aliados (y también en este caso, donantes).

El emprendimiento social es el ambiente ideal para quienes gustan aportar soluciones a la base de la pirámide. Cada vez hay más comunidades emprendedoras dispuestas a compartir su experiencia. La invitación es clara: ¡Es hora de emprender en ambientes diferentes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *