La mayor parte de mi vida he sido muy tímido y reservado; pasé la universidad sin hacer muchas cosas por mi timidez, pero a la par me daba cuenta que mi timidez era un impedimento para alcanzar las cosas que quería lograr. Por esa razón me empecé a involucrar en asociaciones estudiantiles dentro de mi escuela y entre otras actividades.

Pero no ha habido nada que me haya forzado a remover mi timidez que el ser emprendedor. No me malinterpreten, la timidez no es completamente mala, ha habido situaciones en la que esa timidez me ha ayudado. Pero de esos momentos no voy a hablar esta ocasión.

Más bien hablaré de ciertas cosas que me he dado cuenta, en lo últimos meses, sobre el arte de persuadir, la capacidad de vender y el hablar; y no sólo para progresar en el mundo del emprendimiento sino también en la vida. Y hay algo que se tiene que tener presente siempre: ¡vender lo es todo!

 

Debes de creer que eres una persona a la que vale la pena escuchar  

A la primera persona que debes de convencer para progresar es a ti mismo. En las ventas esto no cambia. Debes de confiar en tus habilidades y en tu experiencia. Debes de trabajar para convertirte en un experto en lo que sea que estas vendiendo. Sin importar que sea un producto o a ti mismo.

Si las personas no creen que puedas ayudarlos o aprender algo de ti, ni te hablarán en primer lugar. A la hora de conversar con tus potenciales clientes tienes que dejar claro que eres alguien quien puede ayudarlos a alcanzar sus metas y conseguir lo que ellos quieren.

 

Mantén el control

Cada vez que trates de vender algo, debes de concentrarte en lo que estás vendiendo. No trates de crear conversación para enganchar al cliente. Enfócate en la forma en que tu producto o servicio puede ayudar a tu cliente. Si no creen que puedes ayudarlos, ellos se alejarán.

Todas las ventas son similares; debes de establecer límites en las conversaciones con tus clientes. Si estos límites son superados la conversación se saldrá de control y al final terminarás perdiendo la venta.

 

Entusiásmate con cada venta

El lenguaje corporal es importantísimo al realizar una venta. El carisma es un factor importantísimo. Pero lo importante del entusiasmo es que hace ver que eres un experto en tu tema, no necesitas tener una postura seria sino más bien mostrar que te divierte lo que haces y que sabes hacerlo bien porque amas hacerlo. Ese tipo de energía es contagiosa, eso hace la experiencia del cliente mucho mejor. Haz pensar al cliente que amas lo que haces y él/ella se contagiará de esta energía y creerá en ti y en lo que tu empresa ofrece.

Yo he aprendido que el persuadir es algo muy valioso. No sólo es vender para ganar dinero, es poder influenciar a otros para poder ayudarlos a lograr una meta; debes de verlo así. Si dominas esta forma de pensar, tu vida cambiará. Y créeme, para ser una persona tan tímida como lo era yo y dar tan gran cambio en mis relaciones, en la forma en que trabajo y en mi vida en general es algo que te beneficiará enormemente.

Tengo algunos otras experiencias y consejos que he obtenido en mi camino emprendedor, pero creo que los dejaré para otra ocasión, ya que como toda venta, ésta debe de ser corta si no la gente se harta de ti.


Por:  
Cristopher Ramírez es un  Ingeniero en TI convertido en emprendedor, inversionista y apasionado escritor. Dedicado a alcanzar sus sueños. 
@Cris_Rmz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *