En este artículo veremos 3 acciones simples pero de gran impacto que nos permitirán mantener el compromiso de nuestros equipo a largo plazo.

Todos hemos escuchado sobre el Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda. Estos caballeros eran distinguidos por su valentía, LEALTAD y HONOR por defender a su reino.

En el artículo anterior vimos el poder del COMPROMISO de los empleados, y el proceso que como líderes podemos realizar para lograrlo. Ahora, como líderes dentro de la empresa, existen otras formas en las que podemos fomentar este sentimiento.

¿Qué lograríamos si despertáramos en nuestros colaboradores sentimiento de HONOR y LEALTAD hacia nuestra empresa, tal como lo tenían estos caballeros del Rey Arturo?

Las grandes empresas invierten en programas de desarrollo y reconocimiento que permiten mantener a sus talentos dentro de la organización: capacitaciones, viajes, bonos, regalos o programas por metas. Estos programas se han ido perfeccionando con el tiempo y requieren de inversiones que probablemente a un nivel de start-up aún debamos esperar.

Ahora existen 3 elementos que conforman la base de estos programas internacionales, que son fáciles de aplicar y generan un gran impacto en nuestros equipos. Pensando en los caballeros de la mesa redonda, serían: sentido de importancia para el rey, su futuro dentro del reino y vivir con honor sus principios.

1 – Hágales ver su sentido de importancia para la empresa

La tendencia hoy en día en las empresas es organizarse por procesos, en lugar de tareas. Esto significa que todas las responsabilidades y acciones se entran entrelazadas para lograr los resultados deseados.

Como líder, tómese el tiempo de sentarse con cada uno de los miembros de su equipo para explicarles cuál es la importancia de sus procesos y cómo los resultados de la empresa están relacionados con los suyos. Aproveche este tiempo para hacerle ver porqué usted lo eligió para llevar a cabo estas responsabilidades, destaque fortalezas que hacen que esa persona pueda desempeñar con éxito su trabajo.

Acciones como esta hacen que las personas se sientan importantes, ya que les estamos prestando atención, sienten nuestro apoyo como líderes y en respuesta se comprometen con sus responsabilidades inspirados por su líder.

2 – Desarrolle y comunique un plan de crecimiento para cada persona

Así como la empresa tiene una visión, las personas también tienen metas que quieren lograr a largo plazo y la empresa es un elemento que les permite lograr eso que quieren (un puesto de prestigio, ser emprendedores, un futuro para su familia, mayor conocimiento, viajar por el mundo, etc).

Una clave para obtener compromiso y retención a largo plazo consiste en conocer con sus visiones personales, para ver de qué manera la empresa los puede ayudar a alcanzarlas. A partir de ahí, se puede crear un plan de carrera / desarrollo en donde tanto la empresa como al persona se vean beneficiadas: capacitaciones, ascensos, movilidad internacional, esquemas de incentivos, entre otros. Al obtener esto se crea una relación ganar – ganar que puede ampliarse a largo plazo.

3 – Establezca un código de honor para un ambiente de trabajo positivo

Los elementos anteriores nos permiten conectar la misión y visión de una empresa con cada uno de los colaboradores. Pero también las empresas poseen valores que los distinguen a ellos y a sus colaboradores, valores que se espera fomenten un ambiente positivo en la empresa.

La situación con los valores radica que dependiendo de la persona su significado puede variar. Por ejemplo, “respeto” para alguien puede ser no interrumpir cuando alguien habla, pero para otra persona respeto es no criticar los trabajos de otros. Estas situaciones suelen causar conflicto ya que al final no hay nada concreto que respalde los valores y su objetivo.

Una herramienta que puede ayudar es el “Código de Honor”, en donde como equipo acordamos acciones concretas que respalden cada valor, acciones que permitan lograr los objetivos de la empresa y de las personas.

Elaboración Propia

De esta manera los equipos pueden alinearse bajo expectativas claras para todos, que además permiten un mejor ambiente de trabajo y quedan claras las reglas del equipo, así como el comportamiento de los caballeros.

Así como los caballeros de la mesa redonda que defendían a su reino sin importar qué sucediera, logremos esa misma lealtad con nuestros equipo apoyándolos en sus visiones, brindándoles un futuro y alineando nuestros valores; de esta manera obtendremos una mayor productividad de su parte para lograr las metas de la empresa.

 Carlos Escalante

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *