líder

Todos, en alguna ocasión, nos hemos encontrado en una posición de liderazgo que requería mucha paciencia y responsabilidad. Ya sea como el gerente de un pequeño negocio, durante nuestro tiempo como estudiante o siendo el director de una empresa importante. Un líder comparte metas similares con otros debido al deseo de obtener mejores resultados de la gente que le sigue.

Esto puede ser una tarea complicada, especialmente para aquellos que no han tenido mucha experiencia en el rol de líder. En algún momento hemos tenido lapsos en que perdemos nuestro temperamento o manejamos ciertas situaciones de la peor manera. Estas cosas pasan, pero es lo que hemos aprendido de esos errores lo que define qué tan capaces somos para ser líderes.

A mis 24 años, he tenido ciertos momentos que me han puesto a prueba en posiciones de liderazgo. Crecí siendo un chico tímido, así que posicionarme como líder fue una tarea exhaustiva. Tuve muchos aciertos pero también algunas equivocaciones. He aprendido muchísimo de estas experiencias, y continuo haciéndolo ya que se podría decir que, como líder, uno nunca deja de aprender.

Ya sea leyendo artículos de expertos o por prueba-error, encuentro nuevas maneras para motivar a la gente alrededor de mí. Pero siendo honesto, hay días en que me levanto y llego a la oficina y me pregunto: “¿Qué carajos estoy haciendo?”.

Y se tiene muchos de esos días cuando trabajas en una empresa de recién creación, pero sin importar la incertidumbre que se puede tener, he encontrado varias reglas para posicionarte como el líder de tu equipo. Y aquí te las comparto:

Dale a tu gente la oportunidad de sobresalir. Los mejores líderes no acaparan los reflectores para ellos mismos; los dirigen a sus empleados para que estos puedan demostrar sus habilidades porque saben que el éxito de otro no disminuye el suyo.

Estos líderes respetan las opiniones de sus empleados, y siempre están listos para escuchar las sugerencias de los mismos sin importar que tengan diferentes enfoques para realizar las cosas. Los verdaderos líderes no siempre tienen las respuestas correctas, pero están abiertos a trabajar con otras personas para encontrarlas. No ordenan; promueven la colaboración. Siempre hay que ser atento con los empleados.

Toma la responsabilidad cuando algo sale mal. Los mejores líderes son los primeros en tomar la responsabilidad cuando algo sale mal. Solo los poco experimentados eligen quedarse con todo el crédito cuando las cosas salen bien y culpar a otros cuando van mal.

Tomar responsabilidad no es solo admitir que cometiste un error, sino darse cuenta de las consecuencias y hacer lo posible por hacer las cosas bien. Mucha gente nunca percibe que decir “lo siento” es algo que sus colegas o empleados no quieren escuchar; lo que haces después para demostrar que realmente lo sientes es lo que hace la diferencia.

Sé humilde y discreto. Los grandes líderes no necesitan presumir con sus palabras, lo hacen con sus acciones. Se enfocan en su trabajo porque es aquello que los apasiona. Los mejores líderes son humildes porque operan con una mentalidad de que todavía les falta mucho que aprender y hacer. Tienden a estar tan ocupados que poco les importa lo que los demás piensan de ellos.

Desafíate a ti y a tu equipo para alcanzar resultados constantes. En el momento de tomar las decisiones, los grandes líderes son implacables en su búsqueda por la excelencia. También son decisivos cuando escogen un plan de acción, y no miran hacia atrás.

Ellos alientan a la gente porque creen firmemente que cada persona que trabaja para ellos posee un gran potencial. Son metódicos con su trabajo, y regularmente se reúnen seguido con su equipo de trabajo para analizar si se están alcanzando las metas.

Pon las ambiciones de la compañía sobre las tuyas. Finalmente, los mejores líderes son ambiciosos, pero siempre pondrán las necesidades de su empresa frente a las suyas. Nunca pisarán a otros para que ellos se vean mejor. De hecho, buscarán a la gente indicada para construir algo grandioso.

Ellos fácilmente pondrán sus necesidades a un lado si esto significa construir una compañía exitosa, una que continuará cuando ellos ya se hayan ido.

Ahí están, unas cuantas reglas que debes de aplicar para posicionarte como un buen líder frente a tu equipo. Realiza estas acciones y tu equipo aprenderá de ti, y podrán ejercer liderazgo en sus trabajos también.

Imagen de Triangle c´s en shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *