La semana pasada te platiqué acerca del fracaso y cómo tus productos nuevos se podrían ver influenciados por ciertos factores que te llevarán directamente al fracaso si no tomas precauciones. En esta ocasión te mencionaré unas cuantas medidas que podrás llevar a cabo para evitar el fracaso.

Para poder lograr el éxito es importante hacer un desarrollo de diversas capacidades para incentivar la innovación en tu empresa. Para esto existen 6 medidas a tomar en cuenta:

Desarrollar capacidad para la investigación básica y aplicada. Aquí deben de estar involucrados la mayor cantidad de empleados posibles; sobretodo los investigadores, ingenieros, diseñadores. Se debe de crear un ambiente laboral que estimule la creatividad para que todos los empleados tengan una buena capacidad de absorción. Es decir, el poder valorar, identificar y poner en práctica todos los conocimientos adquiridos.

Selección y administración de proyectos. Este tipo de medida lleva cierto proceso que no es más que estimular la generación de ideas en tus empleados. Ya que de esas mismas se irán evaluando todas y se seleccionarán o descartarán aquellas que se consideran como posible fracaso. Una vez escogidas las mejores ideas, se tiene que evaluar y determinar el menor tiempo posible para que el producto salga al mercado.

estrategia fracaso

Integración entre funciones. De las áreas que mayor integración debe de tener es la de Investigación y Desarrollo con Producción y Mercadotecnia. No sólo por la parte de tener que crear un producto sino por toda el análisis que se debe de hacer para que este puede llegar al mercado. Incluye tener contemplados los costos para el desarrollo del producto, que todas las áreas vayan de la mano y poder satisfacer las necesidades previamente indagadas.

Equipos de desarrollo de productos. Para poder llevar a cabo las ideas que se generaron anteriormente, se deben de crear equipos multifuncionales. Es más conveniente de esta manera porque todos podrán participar y cada equipo tendrá un proyecto diferente, y que todos sean igual de importantes. Cada equipo tiene un representante (administrador de proyectos de peso) que además está compuesto por un miembro de cada función clave. Es recomendable que mantengan una cercanía física para un mayor trato y comunicación, que tengan un plan y objetivos claros, y tener establecidos procesos de comunicación y solución de conflictos. Obviamente siempre existirán obstáculos dentro de un equipo provocando falta de objetividad y compromiso emocional con un proyecto. Para esto es recomendable que personas externas a los equipos evalúen el producto para saber si es conveniente o no.

Proceso de desarrollo parcialmente paralelos. El desarrollo de un producto siempre lleva diferentes procesos, pero sucede en ocasiones que el tiempo de ciclo se alarga mucho cuando una determinada área o proceso espera a que uno anterior acabe. Lo ideal es que diversas etapas se empalmen de tal modo que el trabajo comienza en el desarrollo del proceso de producción antes de que se termine el diseño del producto. En pocas palabras, es adelantarse en la práctica sin perder de vista los objetivos y la investigación realizada.

Aprender de la experiencia. De todas las prácticas que se lleven a cabo durante el desarrollo del producto, es recomendable incorporar las lecciones tanto de éxito como de fracaso en futuros procesos de desarrollo en productos nuevos. Al tomarlos en cuenta, harás un mejor análisis objetivo del proyecto.

Ya sabes lo que te puede llevar al fracaso pero también las medidas que puedes tomar para evitarlo. Ahora que tienes una perspectiva y escenario más amplio tomando en cuenta estos factores, será más fácil crear una estrategia para echar a andar esa gran idea y crear tu producto.

@Leonoration

fuente: Administración Estratégica, Charles W.L. Hill, Mc Graw Hill, 8a edición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *