Y como todo lo que inicia tiene un final, así llegamos al último artículo para cerrar el tema de las Alianzas Estratégicas. Sin duda un tema que requería esta serie de artículos por lo amplio que es y su importancia en este mundo global donde es necesario crear ventajas competitivas para generar un desarrollo empresarial que les permita posicionarse en los mercados.

En el artículo anterior hablamos sobre el desarrollo de las Alianzas, y cómo es que todos los engranes deben primeramente ponerse a prueba con una “declaración de principios” antes de formalizar legalmente la alianza. Para realizar dicha declaración se utilizan 7 mecanismos:

  1. Liderazgo
  2. Trabajo en equipo
  3. Control a través de la coordinación
  4. Políticas y valores
  5. Toma de decisiones en consenso
  6. Compromiso de recursos
  7. Unión lateral.

La estructuración de la Alianza tiene como objetivo el éxito de la misma a través de 3 metas:

  • Integrar la estrategia con las operaciones.
  • Crear el liderazgo y la administración adecuada.
  • La distribución adecuada de riesgos, recompensas, recursos y responsabilidades.

Una vez estructurado todo lo anterior, es que se procede a la formalización legal de la Alianza. La problemática más común que se da es en el acuerdo de la distribución de las 4 R’s: riesgos, recompensas, recursos y responsabilidades.

Todo proceso requiere de un proceso de control, y existen 9 maneras de ejercerse en una Alianza:

  1. Sistemas de control. Se basan en los sistemas de información efectivos. Definir las responsabilidades garantizan la especificación de asignaciones para la obtención de resultados.
  2. Concepción. Cuando se tiene un acuerdo mutuo, hay una visión en común. Esto permite definir las actividades que van a un mismo rumbo ya que hay planes operacionales claros.
  3. Coordinación. Habilidades de integración en el trabajo en equipo.
  4. Comunicaciones. Contacto frecuente y uso de tecnologías eficientes que faciliten la comunicación y claridad en los mensajes.
  5. “Química”. Compromiso mutuo para obtener beneficios mutuos.
  6. Creatividad. El uso de la creatividad para la resolución de problemas.
  7. Compromiso. Apoyo incondicional de los niveles superiores y la persistencia para lograr el éxito.
  8. Claridad. Metas, objetivos claros, definir las funciones y responsabilidades, esto dará mayor control en el actuar operacional de la alianza y lograr el éxito.
  9. Consistencia. Dar coherencia a los valores de la alianza que son la base para la toma de decisiones y motivan a la gente a la superación.

Y por último, está la etapa de evaluación. En todo proceso es de suma importancia tener un sistema de evaluación de resultados, un parámetro que nos permita identificar las fallas y proceder a la solución y a planes de prevención. El sistema tiene que ser:

  • Sencillo y directo.
  • Poner a prueba las suposiciones.
  • Concentrar los esfuerzos de la alianza con desempeños medibles.
  • Adaptarse a las necesidades estratégicas cambiantes, etc.

Cabe destacar que todo lo que se ha desarrollado en el tema de Alianzas, es la base general para la creación, sin embargo, la esencia de la misma la darán cada empresa según sus metas, valores, etc. El principal objetivo de todo es crear ventajas competitivas que les permitan sobrevivir en la selva de los negocios.

Herramientas, instrumentos, para hacer de nuestras metas un éxito. Está en nosotros usarlas, riesgos, claro siempre hay, pero, ¿qué sería de la vida sin ellos? Si no se animan y dan esos pasos, nunca sabrán hasta dónde serán capaces de llegar.

Así que unan fuerzas, hagan alianzas! Aprendan, y emprendan!  

 @KaroNL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *