Cómo funciona la simpatía en un líder

Ser simpático te ayudará en tu trabajo, negocio, relaciones, y en la vida. Se han hecho entrevistas a varios líderes para determinar qué los hace tan simpáticos y sus compañías tan exitosas. Todos los conceptos son simples, y aun así, tal vez en el nombre de los ingresos, muy seguido perdemos de vista las cosas simples. No solo lo que nos hacen humanos, sino que también nos ayudan a volvernos más exitosos. Si quieres ser un buen líder estos son los 11 principios más importantes a seguir:

Escuchar. Es el fundamento de cualquiera buena relación. Grandes líderes escuchan lo que sus clientes y prospectos quieren y necesitan. Escuchan a sus colegas y son abiertos a nuevas ideas. Escuchan a sus accionistas, inversionistas y competidores.

Narración de cuentos. Después de escuchar, los líderes necesitan contar grandes historias para vender sus productos, pero lo más importante, para vender sus ideas. Es lo que cautiva a la gente y los conduce a tomar acción.

Autenticidad. Los grandes líderes son aquellos quienes dicen ser, y tienen integridad sin igual. La vulnerabilidad y humildad son señas de identidad de un auténtico líder. Esto crea una energía positiva y atractiva. Los clientes, empleados querrán ayudar a una persona auténtica a tener éxito. Los líderes del mañana son transparentes acerca de quiénes son, mezclando su vida personal con la profesional.

Transparencia. No te puedes esconder, y la gente de negocios que tiende a guardar secretos, eventualmente serán expuestos. La apertura y honestidad conduce a un staff, clientes y colegas más felices.

Juego en equipo. No importa qué tan pequeño sea tu negocio, cada día interactúas con otros. Dejar que otros brillen, alentando ideas innovadoras, practicando la humildad, y seguir otras reglas para trabajar en equipo te ayudará a volverte un líder más simpático. Necesitarás una cultura de éxito dentro de tu organización, una que incluya una manera de pensar fuera de la caja.

Sensibilidad. Los mejores líderes son sensibles con sus clientes, staff, inversionistas y prospectos. Todos los grupos de interés hoy en día son una chispa viral, para bien o para mal, y el líder ganador es aquel que reconoce e insiste en una cultura de capacidad de respuesta. Si la comunicación es por email, por voz, o notas, el ser sensible demuestra interés y ofrece a sus clientes algo que decir, permitiéndoles hacer un impacto positivo en la organización.

Adaptabilidad. Nunca ha habido un mercado que cambie más rápido que en el que vivimos hoy en día. Los líderes deben ser flexibles en administrar oportunidades de cambio y retos, y ser lo suficientemente ágil para girar en el momento indicado. El ser testarudo no es algo deseable para ninguna organización, es mejor tener humildad y voluntad.

Pasión. Aquellos que aman lo que hacen, no tienen que trabajar un día en su vida. La gente que es capaz de traer pasión a sus negocios tienen una ventaja remarcable, la cual se contagia a los clientes y colegas por igual. Definitivamente el encontrar e incrementar la pasión, afectará tu balance final.

Sorpresa y deleite. A la mayoría de la gente le gustan las sorpresas. No necesariamente se tiene que gastar dinero extra. Muchas veces hasta con una sonrisa podemos deleitar a los demás.

Simplicidad. La palabra es más compleja que nunca antes, y aún así a lo que los clientes responden mejor es la simplicidad (en diseño, forma y función). Tomar proyectos complejos, retos e ideas y destilarlos en sus componentes más simples, permite a los clientes, staff y otros grupos de interés a entender mejor y comprar tu visión.

Agradecimiento. Los líderes simpáticos son agradecidos con las personas que contribuyeron en las oportunidades y éxito. El saber apreciar y dar gracias a los mentores, clientes, colegas y otros grupos de interés mantiene humildes, apreciados y bien recibidos. ¡Y también te hace sentir mejor!

La regla de oro es que por encima de todo, debes tratar a los demás como te gustaría que te trataran. Al mostrarles a los demás la misma cortesía que tú esperas de ellos, ganarás más respeto de tus trabajadores, clientes y socios. El tener en consideración alta a los demás, demuestra la simpatía de tu compañía y motiva a otros a trabajar contigo. Esto parece simple, así como muchos de estos principios, y aún así hay mucha gente que se preocupa demasiado haciendo dinero o tratando de obtener algo, que fallan en verdaderamente adoptar estos conceptos clave.

Estos principios son algo que realmente te pone a pensar. Te das cuenta que el liderazgo no solo es el tener un perfil, seguir un par de reglas, procesos, etc. Es mucho más, es algo más simple de lo que creemos. Suena complejo todo pero una vez que lo lleves a la práctica, realmente es algo simple. Y a ti ¿Qué te hace simpático como líder?

11 Simple concepts to Become a Better Leader. Dave Kerpen. Linked in. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *