Aires de Campo

Guadalupe Latapí, emprendedora de Aires de Campo

Ella es bioquímica y fundadora de la distribuidora líder de productos orgánicos en México, quien logró construir prácticamente de la nada una línea independiente de productos elaborados por 150 proveedores que incluyen cooperativas de campesinos e indígenas y que hoy en día, pertenece a Grupo Herdez.

¿Cómo empezaste con la idea de Aires de Campo?

Los productos orgánicos aparecieron como una tendencia que estaba creciendo en mucho países y la idea que yo tenía al regresar de hacer mi maestría en Ciencias de los Alimentos por la Universidad de California, era abrir una tienda muy pequeña que vendiera precisamente este tipo de productos. Yo en ese entonces, no pensaba ni siquiera en hacer un plan de negocio y mucho menos, la dirección y el lugar al que llegaría Aires de Campo.

Estudiando un poco la situación del país, Guadalupe se dio cuenta de que a diferencia de otros lugares en el mundo, en México no había productos orgánicos y menos aún esa necesidad de empezar a consumirlos: “Fue entonces que durante una feria de productos orgánicos en Puebla, conocí a Enrique del Toro, productor de leche orgánica, a quien le platiqué sobre mi proyecto y tiempo después comenzamos a diseñar una solución junto con Elsa de la Garza, fundando así Aires de Campo”, nos cuenta Guadalupe.

¿Qué fue lo más duro de emprender?

Durante el 2002, básicamente un año después de la fundación de la empresa, ya habíamos integrado a la red cinco productores orgánicos que elaboraban aceite de coco, amaranto y arroz. Sin embargo, el reto era ubicar a todos esos productores que eran miles y convencerlos de que se unieran a la red.

Así que los primeros 5 años la pasamos muy mal, porque en un principio nosotros tuvimos que sostener muchas de las producciones de integración al mercado.

¿Cuál consideras que ha sido tu principal obstáculo?

Pues cuando empecé con el proyecto, el principal obstáculo sin duda fue el salir de la zona de confort e intentar abrir nuevos mercados para colocar Aires de Campo en el lugar adecuado.

¿Cómo conseguiste dar a conocer tu proyecto?

Fue gracias a New Ventures que recibimos la invitación para participar en el FLII (Foro de Inversión de Alto Impacto) en Mérida y con su ayuda al capacitarnos para hacer el pitch, pudimos contactar con Angel Ventures,  quienes nos ayudaron a presentar nuestro proyecto a Grupo Herdez.

¿Te imaginaste llegar a dónde te encuentras ahora?

Cuando me preguntaban de niña que quería ser de grande, pude haber contestado 10 cosas antes y nunca imaginarme que iba a ser emprendedora. Después de 15 años, esa palabra significa para mí una mezcla de pasión, paciencia y tenacidad. Sí, aprendí a nadar contra corriente, a ignorar a las personas con miedo de tomar riesgos de salir de su zona de confort y de decirte la palabrita que mas odio: “no se puede”. Definitivamente, también aprendí a apreciar a la gente que comparte tu mismo sueño, ese de que se puede cambiar el mundo aportando a este planeta tan maravilloso, servicios o productos que lo ayuden a mantenerse y así evitar continuar destruyéndolo.

¿Qué consejos le darías a alguien que está pensando emprender?

Que crean en ellos mismos y en su idea, que no tengan miedo y que se atrevan, que se apasionen.  No necesitas ser un experto en negocios para comenzar un proyecto , pero debes fortalecer y alimentar tu pasión adquiriendo nuevos conocimientos. También es muy importante que hagan su plan de negocio, no tiene que ser una tesis, puede tener 5 hojas, si yo lo hubiera hecho antes de arrancar Aires de Campo me hubiera evitado muchos errores. Elige bien a tus socios y a tu equipo de trabajo, aprende a escuchar y rodéate de gente inteligente.

¿Se vale equivocarse mientras emprendes?

¡Claro qué se vale! Se vale equivocarse porque es parte de crecer. También se vale reinventarse, no hay que temer volver a empezar desde cero, porque si ese es el caso, al volver a intentarlo tendrás más información para hacerlo aún mejor que la primera vez.

¿Es más difícil ser una mujer emprendedora?

Últimamente me han preguntado eso, pero sinceramente no creo en mi caso que el género sea relevante al emprender un negocio y menos aún que te vaya a definir como un buen o un mal emprendedor.

¿Qué crees que ha cambiado recientemente en el consumidor al comprar alimentos y sobre todo al elegir que productos quiere comer?

Hoy vemos una nueva generación de consumidores de consumo consciente. Es decir, de consumidores comprometidos con su salud y la del planeta. Este consumo consciente se manifiesta en tres áreas fundamentales de nuestra vida: en nuestro bienestar físico, en el mantenimiento de la biodiversidad del mundo en el que vivimos y en un entorno social justo. Estas tres áreas constituyen lo que denominamos “Ejes del Consumo Consciente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *